PORTADA
ARTÍCULOS
GUíA RESTAURANTES
LA BODEGA
CAPRICHOS
RINCON DEL SIBARITA
PRODUCTOS
EL MENU
BUSQUEDAS



Más información
Guía del ocio


 


 


PRODUCTOS DE TEMPORADA

El mango, un fruto con historia

Sokoa

La rapidez del transporte y la internacionalización de los cultivos han hecho que frutos exóticos como el mango, que antes eran conocidos únicamente por los relatos de avezados viajeros, sean hoy un producto corriente en nuestros mercados. Se trata de uno de los frutos tropicales más finos y apreciados por los consumidores, cuyo cultivo en India se remonta a 2.000 años antes de Cristo según las crónicas documentadas, aunque se supone que ya era conocido mucho tiempo atrás.
El árbol que lo produce, la manguifera indica, es descendiente de una de las más de cuarenta especies silvestres que todavía existen actualmente en el noroeste de India, Filipinas y Papua Guinea. Casi la mitad de éstas producen frutos comestibles, pero ninguna iguala la finura de la variedad indica, a la que algunos autores denominan el rey de los frutos.

La literatura védica está plagada de mitos y leyendas que se refieren al mango. Los chinos fueron los primeros viajeros que lo conocieron y lo bautizaron en su lengua 'am-mo-lo', una fonetización del sánscrito 'amra'. En las lenguas indoeuropeas se le conoce por diversos nombres que derivan del tamil 'man-gay'.

Hacia el siglo XVI era ya un símbolo de estatus en India. El cultivo de este fruto era un privilegio de los rajás y nababs. Uno de ellos, Akbar, plantó un huerto con cien mil mangos. Los colonizadores portugueses fueron los que llevaron este cultivo a África y lu
ego a Brasil, desde donde se extendió a todas las tierras con clima apropiado para su producción.
El fruto del mango es muy aromático y cuando está en su punto óptimo tiene un agradable punto resinoso. Madura bien cuando se recoge antes de que esté completamente desarrollado. Sin embargo, es pasto de los gusanos si se deja en el árbol. El fruto verde se utiliza en el sudeste de Asia para hacer encurtidos, chutneys y mermeladas. Las filipinas suelen también picar, entre comidas, rodajas de mango sin madurar adobadas con salsa de soja.

 


PORTADA / ARTÍCULOS / RESTAURANTES / LA BODEGA / CAPRICHOS / SIBARITA / PRODUCTOS / EL MENU
Más información / Guía del ocio


 


info@elcorreodigital.com