a


AULA DE CULTURA VIRTUAL

<<< ANTERIOR / SIGUIENTE >>>

Transcipción de la conferencia de Ramón Gabilondo y Gorka Zumeta

Ramón Gabilondo: En fin, esto es la citada polisemia. Creo que no hace falta que expliquemos de qué se trata, porque los ejemplos hablan por sí solos.
Otro de los capítulos del libro es el titulado «Me he perdido». Los que ya tenemos cierta edad -yo, desde luego, la tengo- comprendemos muy bien qué significa. Un amigo mío solía decir algo que me gusta mucho: «¿te acuerdas de cuando hablábamos todo seguido?». Efectivamente, antes decíamos todo de corrido, pero ahora tenemos algunos lapsos a la hora de expresarnos. Cuando nos ocurre en una conversación familiar o entre amigos, no tiene mayor importancia; sin embargo, si sucede en la radio que a uno se le vaya la cabeza y no se acuerde de las cosas, la verdad es que no queda muy elegante, sobre todo si no es un profesional. En el caso que viene a continuación, el que sufre dichos lapsos es un concejal de festejos de un ayuntamiento de la provincia de Palencia que está tratando de contar a los oyentes las actividades recreativas previstas para las fiestas del pueblo. Es importante subrayar que no está manipulado. Sucedió tal cual aquí se cuenta. Parece que está trucado, pero no lo está:

Portavoz de festejos: -Y tendremos también pues..., eh, una colección de juegos para niños..., eh..., de carreras de sacos..., el juego de la petanca..., el juego de la petanca..., eh..., eh..., carreras de sacos..., el juego de la petanca..., el juego de la petanca..., eh..., estooooo..., carreras de sacos..., eh..., carreras de..., con una cuchara en el huevo..., o sea: un huevo en una cuchara y echando a correr por la plaza de toros, donde se hace la capea... Tendremos también..., eh..., juegos entretenidos para los críos, como son cucañas..., carreras de sacos..., y toda esta serie de cosas, a tirar de la cuerda entre mayores..., etcétera, etcétera...

Ramón Gabilondo: Como ven, el pobre no se acordaba de todos los juegos.

Hombre, digo yo que tampoco tiene por qué acordarse exactamente de todas las actividades, ¿no?

Gorka Zumeta: Claro. Además, que hubiera 5 juegos de petaca y 5 carreras de sacos, la verdad, a uno le confunde, ya no sabe en cuál participa.

Ramón Gabilondo: Sin embargo, en la información deportiva uno no se queda en blanco, ¿no?

Gorka Zumeta: ¡Sí!, ¡por supuesto que sí! A alguno se le puede ir el santo al cielo, sobre todo cuando tiene que decir un nombre extranjero:

Locutor 1: -¿Quién está primero?
Locutor 2: -Está primero sigue... el... el... belga..., el rubio belga... mmm... eh..., el belga..., el mismo que ganó... perdón... perdimos el... mmm...

Ramón Gabilondo: Quedó claro que era rubio y belga; no así cómo se llamaba, porque le costaba un "poquitín" encontrar el nombre.

Efectivamente, esto ocurre cuando se nos va el santo al cielo, cosa que sucede muy a menudo. Ya no se trata de que falten datos, como en los ejemplos anteriores, quizá porque no ha habido una preparación previa de la entrevista; en este caso, es un lapso mental.

Pero dejando estas cuestiones a un lado, tenemos que reconocer, por otra parte, que los periodistas en general tienen mucha imaginación. En los últimos dos meses, nos han hecho aproximadamente 60 entrevistas y las 60 han empezado igual: «El que tiene boca se equivoca». No me negarán que sobra creatividad. Pues bien, para premiar esta originalidad, uno de los apartados de nuestro tratado de gazapología también recoge que, efectivamente, el que tiene boca se equivoca.

Gorka Zumeta: Es el momento en el que las palabras cobran vida propia, el momento en el que uno, por mucho que intente controlar, se ve superado por las palabras. Los dos primeros gazapos tienen que ver con lo religioso, así que pedimos disculpas si alguien se siente ofendido. Esto es lo que se dijo:

Locutor: -De toda la programación organizada por la Delegación diocesana de Pastoral de la Salud, a las ocho y cuarto, en la Sala don Sancho, se pasará el vídeo El papá y los enfermos... eh... eh... el inst... ¡El Papa y los enfermos, mejor dicho!

Gorka Zumeta: Para que luego digan que los acentos no tienen importancia en el medio radiofónico.

Ramón Gabilondo: Nos han preguntado muchas veces si hay gente que comete faltas de ortografía en la radio, y la verdad es que sí. Por ejemplo, cada vez está más de moda puntuar mal, cosa que se nota al leer. Supongo que los que ya somos un poco más mayores y fuimos enseñados algo mejor, creo yo, de lo que se enseña ahora a los niños, nos damos mucha más cuenta que los jóvenes de que hay gente que respira cuando no debe y puntúa donde no corresponde. El caso aquí visto, una mala acentuación, produce un total cambio de sentido en la expresión, por lo que hay que tener mucho cuidado y ser escrupulosos con el lenguaje:

Ernesto Estévez: -En el aeropuerto, Karol Wojtila, setenta y nueve años, bendijo una bandija... una vasija con tierra jordana. Un gesto que suple su antigua costumbre de atorrillarse y besar la tierra del país que visita. Su delicada salud impide desde hace tiempo (se nota que le empieza a vencer la risa) contemplar esta imagen del Papa (casi no llega al final).

Ramón Gabilondo: ¡Le da la risa!

Gorka Zumeta: Con lo que duele atorrillarse al suelo.

Ramón Gabilondo: A esa edad, el hombre, ¡fíjate!, atorrillándose.

Gorka Zumeta: El siguiente caso es un imposible que, cuando se produjo, provocó muchas críticas e incluso alguna denuncia de una ONG que se sintió afectada no sé por qué exactamente:

Eva Cuesta: -Los tres misioneros fueron secuestrados, como decíamos, el pasado mes de febrero, por dos miembros de la organización Médicos Sin Fronteras, que fueron también liberados con ellos.

Gorka Zumeta: ¡Lo que hay que oír! Y eso que se trata de la Cadena SER, seria, con credibilidad

Ramón Gabilondo: Sí, pero es que tiene algunos profesionales con unos nombres más raros:

Paloma Tortajada: -Juan José Ibarretxe, que hoy será entrevistado en Hoy por hoy, a partir de las nueve de la mañana, por Iñaki Gabinete... eh... ¡Iñaki Gabilondo!, perdón

Gorka Zumeta: Les explico. La intrahistoria de este gazapo es que Paloma Tortajada estaba en Madrid esperando a intervenir en el caso de que la línea que la unía a Iñaki, que estaba en Vitoria para entrevistar al lehendakari, se estropeara. Y eso es lo que ocurrió: en un momento, se cortó la comunicación y Paloma tuvo que entrar en antena a todo correr. Como lo último que Iñaki había dicho era que se había reunido el gabinete, automáticamente, el cruce se produjo y ella lo rebautizó. Así que todo tiene su explicación -otra cosa es que ésta sea o no racional-.

Ramón Gabilondo: A continuación, comprueben qué trabajo tienen la Guardia Civil de tráfico y la Ertzaintza para detener al autor de la siguiente infracción:

Oscar Gómez: -Accidente de tráfico que se ha producido hacia las cuatro menos cuarto al chocar contra un semáforo. El conductor del vehículo, un semáforo 124, blanco...

Ramón Gabilondo: «Un semáforo 124, blanco»; o sea, que el conductor no era un Seat 124, no, sino un semáforo 124.

<<<ANTERIOR / SIGUIENTE>>>

Enviar la noticia a un amigo

subir




info@diario-elcorreo.es

Pintor Losada 7
Teléfono: +34 1 944870100 / Fax: +34 1944870100
48004BILBAO