PORTADA
NOTICIAS
EXPOSICIONES
INF. GENERAL
ALBUM DE FOTOS
EL EDIFICIO
VISITAS ILUSTRES

Y DESPUÉS, ¿QUÉ?



Manolo Valdés
Se integra en el Guggenheim

El museo bilbaíno sorprende con la acogida que su arquitectura dispensa a la vistosa obra figurativa del artista español

J.A. GONZÁLEZ CARRERA-Bilbao

Retrato de una mujer, de Manolo Valdés

'Retrato de mujer'. Manolo Valdes


Las esculturas del artista valenciano Manolo Valdés cautivan la mirada, repartidas por la tercera planta del Museo Guggenheim Bilbao, en la tercera retrospectiva de la que su obra es objeto en la última década. La exposición reúne el trabajo de lo que el comisario, el catedrático Kosme de Barañano, llama «los años de Nueva York», donde el artista vive desde hace ya más de una década, centrado como nunca en la escultura, en la que se inició para el gran público con su conocida serie inspirada en las 'las meninas' de Velázquez.

El museo celebra sus cinco años de vida con la programación más diversa que se recuerda en sus espacios, donde coexisten los cuadros de Rubens, Kandinsky, Klee y los neoexpresionistas alemanes, las instalaciones de Beuys o Merz, el arte audiovisual de la iraní Shirin Neshat y la rotunda figuración de Valdés. La celebración de la efemérides alcanzará al gran público con dos jornadas de acceso gratuito, mañana y pasado.

'Retrato de mujer'. Manolo Valdes

La muestra de Manolo Valdés (Valencia, 1942) permanecerá abierta durante casi 80 días, hasta el 19 de enero. Una versión tridimensional de las figuras danzantes de 'Las bañistas', el pequeño cuadro que Pablo Picasso pintó en la época en que se relacionó con Matisse -evocado con tres grandes retratos femeninos combinación de dibujo y pliegues de lienzo-, saluda desde la terraza en lo alto al inmenso vacío del atrio del museo.

La muestra, formada por 70 pinturas y esculturas traídas de todas partes, incluye versiones 'informales' de 'Las tres gracias' de Rubens o del 'Cristo' de Velázquez y algún 'descendimiento' de Ribera. También, uno de sus armariosbiblioteca tallados, que es el más grande que ha hecho nunca.

Relojes y cabezas

Una sala bajo el título de 'Relojes y cabezas' evoca el día después del 11 de Septiembre en la Ciudad de los Rascacielos: relojes que son pinturas y que marcan horas determinadas para siempre, y cabezas que son cuadros enormes que se elevan a 30 metros y también esculturas 'apabulladas' por los restos de persianas y escaleras de incendios que se les han venido encima.

Se trata de la obra más actual de Valdés, en la que, según Barañano, director del Instituto Valenciano de Arte Moderno, «llega a descontextualizar el arte del retrato y lo convierte en naturaleza muerta».

'Menina'. Manolo Valdés (Serie de aguafuertes y collage)

Barañano cuenta que Valdés ha hecho pocas esculturas y «las que ha hecho se presentaban en Marlborough -por ejemplo, una entre veinte pinturas- y se vendieron todas a museos y particulares, sin que llegaran a exponerse juntas». Valdés y el comisario se mostraron ayer admirados ante el «eficaz y entusiasta» trabajo realizado por el personal del museo en la recopilación de piezas y en el montaje de esta exclusiva muestra.

Miembro del recordado Equipo Crónica y artífice de una de las mejores experiencias del arte pop en España, Valdés es, según Barañano, «uno de los artistas fundamentales, junto con Miquel Navarro, de la generación que inició su trabajo en la última etapa del franquismo.

 

Datos de la muestra

 Muestra: 80 días, hasta el 19 de enero de 2003
Esculturas y pinturas: 70 piezas en total
 Destaca: Versiones 'informales' de 'Las tres gracias' de Rubens o del 'Cristo' de Velázquez y algún 'descendimiento' de Ribera. También, uno de sus armariosbiblioteca tallados, que es el más grande que ha hecho nunca




info@elcorreodigital.com