PORTADA
NOTICIAS
EXPOSICIONES
INF. GENERAL
ALBUM DE FOTOS
EL EDIFICIO
VISITAS ILUSTRES

Y DESPUÉS, ¿QUÉ?
WEBCAM



El Guggenheim y el Hermitage ruso
compartirán sus colecciones

Las dos partes firmaron el 20 de junio un acuerdo sin precedentes que pone en las manos de los socios más de 3 millones de obras

 

Iñaki Esteban. Bilbao

Una gran colección. El Hermitage contiene más de 3 millones de objetos que abarcan prácticamente la historia de la humanidad.
La Fundación Guggenheim de Nueva York tiene acceso desde ayer a las más de 3 millones de obras artísticas que alberga el Museo Hermitage de San Petersburgo, según consta en un acuerdo «a largo plazo» que firmaron el 20 de junio las dos partes en la ciudad rusa. A cambio, el Guggenheim abre también su colección a sus nuevos socios y se compromete a ayudar en la restauración de uno de los edificios del Hermitage, bajo la supervisión del arquitecto italiano Carlo Rossi.

La colaboración permitirá organizar exposiciones conjuntas y desarrollar proyectos editoriales, educativos y en Internet. La colección del Hermitage abarca desde la prehistoria hasta la actualidad. A ella hay que sumar las obras de arte de los museos regionales de Rusia, también incluidos en esta alianza, según informa el corresponsal de este diario en Moscú, Rafael M. Mañueco. El Guggenheim tiene un especial interés en el arte clásico incluido en todos estos fondos, y en sus históricas obras impresionistas.

Ello les dibuja un inmenso abanico de posibilidades en cuanto a exposiciones temporales se refiere, cuyos mayores beneficiarios serán sus sedes de Venecia y Bilbao. «El de Bilbao es el espacio más abierto, el más grande, el que más posibilidades tiene», declaró ayer Juan Ignacio Vidarte, director del Guggenheim de la capital vizcaína.

En el acuerdo firmado ayer también se recoge el compromiso de dedicar a la colección rusa una serie de galerías en el nuevo museo Guggenheim de Nueva York, en caso de que el ayuntamiento de la ciudad dé luz verde para construir el edificio, diseñado por Frank Gehry. La anunciada donación de Robert Rauschenberg, en caso de que el proyecto salga adelante, y la presencia permanente de los fondos del Hermitage dotarían al nuevo centro de un seductor y sólido contenido desde la misma fecha de su nacimiento.

Las negociaciones comenzaron a tomar forma cuando se preparaba la exposición de las 'Amazonas de la vanguardia rusa' en Berlín, hace un aproximadamente. El caudal artístico del Hermitage le ofrece a la Fundación Guggenheim unas posibilidades de crecimiento insospechadas, pues «la ampliación de contenidos conlleva un aumento de visitantes», según señaló ayer Vidarte, que estuvo presente en la firma.

En el museo ruso hay 100.000 objetos de la Grecia y la Roma antiguas; están representados los maestros del Renacimiento y pintores como Velázquez y El Greco ; de sus paredes se cuelgan siete lienzos de Monet, seis de Renoir, telas de Cézanne, Van Gogh y Picasso.

La firma del acuerdo sitúa a la Fundación Guggenheim en condiciones de competir con rivales suyos como el Metropolitan. Thomas Krens, su director, ha vuelto a la tierra rusa de la que emigraron sus padres hacia Estados Unidos, para asegurar el futuro de la institución.

EL ACUERDO

Acceso mutuo a las obras de las dos colecciones, con el claro objetivo de la Fundación Guggenheim de organizar exposiciones temporales con los fondos del Hermitage.

Ayuda de la fundación para restaurar uno de los edificios del museo ruso.

Compartir proyectos en materia educativa, editorial y en Internet.

Compromiso del Guggenheim de dedicar una serie de salas en el nuevo museo de Nueva York a los fondos del Hermitage.

EL HERMITAGE, EL MUSEO DE LAS GRANDES CIFRAS

Imagen del cuadro "Nicolás y su corte" del pintor alemán, Franz Kruger
Situado en el centro de San Petersburgo, el Museo Hermitage se distribuye en cinco edificios construidos en los siglos XVIII y XIX, entre los que destaca el Palacio de Invierno, residencia de los emperadores rusos.
La colección, formada en los dos últimos siglos, se compone de más de 3 millones de objetos que abarcan prácticamente toda la historia de la humanidad, desde la Edad de Piedra hasta nuestros días.

Sus fondos de la Grecia y la Roma clásicas ­más de 15.000 vasijas pintadas­, y su arte etrusco son conocidos en todo el mundo. En sus salas reposan doce obras de Leonardo­entre ellas dos 'madonnas'­, pinturas de Rafael, otras telas de Tiziano, Tiépolo, Ribera, Velázquez ­el 'Retrato del conde de Olivares­ y Zurbarán. De Murillo hay nada menos que trece lienzos.

En cuanto a los pintores simbolistas e impresionistas, uno de los mayores intereses del Guggenheim, el Hermitage cuenta con obras de Monet, Pisarro, Degas, Bonnard y Cézanne. Entre los más modernos destacan las 37 obras Matisse y las 31 de Picasso, algunas de ellas confiscadas a coleccionistas alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. El potencial para el Guggenheim es enorme: el Hermitage es un gran museo nacional. Es como si hubieran firmado un acuerdo con el mismísimo Prado.




info@elcorreodigital.com