DevilDriver en el Kobetasonik

DevilDriver

Volver a portada

 

Desde su formación en 2002, DevilDriver han protagonizado una ascensión lenta pero segura. Su primer trabajo fue una demoledora introducción de una nueva forma de metal extremo, caracterizada por la voz de su líder y frontman Dez Fafara (ex Coal Chamber). Su segundo disco, Fury of Our Maker´s hand resultó un trabajo más musical y experimental. Pero la nueva entrega de los californianos, The Last kind words, DevilDriver han subido un peldaño en la evolución del metal, creando un disco brutal a la vez que melódico, técnicamente complejo y accesible a la vez. “Hemos intentado hacer algo diferente a nuestros anteriores trabajos,” nos dice Fafara. “mantener nuestro sonido muy vivo pero a la vez evolucionar. Y debemos hacerlo por nosotros mismos, tenemos que superarnos.” Los miembros de DevilDriver han hecho exactamente eso. The Last kind words es ese tipo de trabajo que te atrapan por el cuello y no te sueltan durante una hora. Destila creatividad por los cuatro costados, te deja sin aliento, va directo a la yugular.
Desde la primera escucha, temas como “Not all who wander are lost” que contiene riffs durísimos de death y grind, a la épica arquitectura de “These fighting words” una precisa y disciplinada mezcla de estilos, se ve claro que DevilDriver han puesto todo su potencial en este disco. “Bound by the Moon” está creada a partir de un doble bombo y unas harmonías de guitarra siniestras. “Call to the Throne” impacta con numerosos cambios estructurales y penetrantes sonidos de riffs ametrallantes. Y el tema que da título al disco es una montaña rusa, con ritmos infernales. “Cuando escucho algo como el Vulgar Display of Power de Pantera suena enorme, y eso permanecerá por mucho tiempo.” Dice Fafara. “Quiero que este trabajo sea igual, que en quince años la gente pueda seguir escuchándolo. Escúchalo. Es heavy, pero fresco y decididamente captura la esencia del sonido de esta banda.”