Los currelas del rock

Volver a portada



En 45 años de trayectoria, los Quo sólo se han tomado un año libre: 1983. El jueves abren el Azkena Rock de Vitoria

RAFFAELLA BREEZE
Los Status Quo tomarán Vitoria con su clásica pose: los guitarristas al frente, en línea y con la cabeza bajada. El primer día de Azkena lleva al frente uno de los grupos más rodados del panorama internacional: Status Quo. Con 45 años de trayectoria a sus espaldas, han tocado más de 6000 conciertos, 42 de ellos en nuestro país. Será la primera vez que toquen en Vitoria, aunque han pasado cerca. En 1975 estuvieron en San Sebastián y hace 3 años en Bilbao.

Se les conoce por su directo. Según estiman, han viajado más de seis millones de kilómetros y se han pasado 23 años fuera de casa. Han sido ganadores, dos veces, del premio a grupo más trabajador del año, por la organización PRS. Y no sin razón. Tienen una entrada en el libro Guinness de los records por tocar cuatro conciertos en un espacio de tiempo de 11 horas y 11 minutos, en Sheffield, Glasgow, Birmingham y Londres. El evento se preparó con un año de antemano y recaudó dos millones de libras para organizaciones benéficas infantiles. Encadenan actuaciones ante audiencias de todo el mundo, para delicia de sus fans, la Quo Army (ejército Quo). Desde que comenzaron, sólo ha habido un año en el que han descansado, 1983. En su larga trayectoria, han han tenido tiempo para mucho: fueron la primera banda de música rock en tocar delante de una familia real, en un evento benéfico atendido por el Príncipe de Gales. Tocaron también delante de la Reina Isabel en Berlín. En 1988 llenaron catorce veces el Estadio Olímpico de Moscú. Y en el año 2000, comenzaron su tour por Australia con un viaje en el equivalente australiano al Orient Express. Un tren llevó a 250 seguidores y periodistas a Grandchester, en medio del desierto australiano. Tocaron un concierto exclusivo encima de un vagón, bajo una temperatura de treinta grados. En el 2002, tocaron encima del portaaviones británico HMS Ark Royal.

Algunos les acusan de quedarse estancados, de abusar de un sonido característico, duro, pero con melodías pegadizas, pero para otros, esta es precisamente la base de su éxito, su identidad. Muchos reconocerán a la banda por su imagen: pelo largo, camisetas, vaqueros y deportivas, pero no siempre fue así, en sus comienzos, bajo recomendación de su compañía discográfica, vestían al estilo de Carnaby Street, chalecos de satén, camisas con volantes y levitas. A juego con su música, en un estilo de pop-psicodélico. Cambiaron su imagen y su sonido al llegar la década de 1970, y se han mantenido desde entonces. Y parece que no les va mal: desde que se formaron, hace 45 años, han vendido 112 millones de discos, y 55 de sus singles han llegado a las listas de éxitos. Se calcula que unas 22 millones de personas los han visto en directo. Y tienen más álbumes en las listas británicas que cualquier otra banda, aparte de los Rolling Stones. Un éxito no limitado, pero atado principalmente al viejo continente. En Estados Unidos sólo han tenido un gran triunfo, su clásico "Pictures of Matchstick Men", que fue versionado por otro de los cabezas de este festival: Ozzy Osbourne, en 1997. Su éxito es mayor en su país natal, tanto que Rick Parfitt y Francis Rossi tienen Ordenes del Imperio Británico, condecoración que se otorga a aquellas personas que hayan hecho un servicio al Reino Unido.

Diez cosas que probablemente no sepas de los Status Quo