Oasis y relámpago


Volver a portada


Juke Box Racket, Avett Brothers, Band of Horse y el atractivo de Allman pusieron el broche a la tercera noche

ÓSCAR CUBILLO

El sábado, el día más rockabilly del X ARF, la plancha vespertina se serenó con oasis folk. Abrieron fuego los punkabillies bilbaínos Juke Box Racket, que nos dispensaron frenéticos cambios de ritmo mientras cumplían su sueño de compartir cartel con su idolatrado Brian Setzer, el principal de esa noche. Luego, nuestros admirados New Bomb Turks, como los Aterkings de Markina pero de Columbus, Ohio -tipos listos empero su repertorio descalzaperros- atronaron la carpa con relámpagos punk para subirse por las paredes y sudar como perros. ¡Lograron que toda la peña se acuclillara al final de su concierto!

El pistón no se bajó con los barbados Avett Brothers, de Carolina del Norte, mecedores de folk chillón y coral bajo un sol de justicia, con todo el público arremolinado en la zona de sombra. Con sonido acústico y en quinteto (banjos, chelo...) recordaron a los The Decemberists pero en plan sureño. Seguimos sudando la gota gorda, que se condensó en Band Of Horses, de Seattle, de los que dicen que hacen folk-rock, pero lo suyo es rock intenso y pasional.

Gracias a su reforzamiento guitarrero y su emoción a pleno pulmón, se les podría comparar con los Jayhwaks en los momentos amplificados, y hasta con la banda Cold Play en sus intentos planeadores más ambiciosos. Hicieron un tema soul precioso y el público les gritó 'oe oe' dejándose ver que esto es un festival muy heavy.

El atractivo de la tarde lo protagonizó Gregg Allman, de los Allman Brothers Band, actualmente en la cima del éxito gracias a su primer album en solitario en catorce años, 'Low Country Blues', una colección de versiones producida por T. Bone Burtnett que le ha llevado al número 5 de las listas de ventas, su puesto más alto en solitario.

Allman en la Virgen Blanca

Barbado y rubiales, la leyenda del rock sureño Gregory Lenoir Allman (Nashville, Tennessee, 1947) abrió ayer en Vitoria su gira europea con una banda mulata: tres negros a la base rítmica (batería, percusión y bajo) y tres blancos (saxofón, teclado y un guitarrista que tocaba como B.B. King cuando no frotaba el slide). A Allman se le notaba viejo, parecía descolocado por el jet-lag, cantó suavito, sobre todo tocó encajonado en su teclado de madera y de iglesia, y a veces se levantó para coger la guitarra.

El repertorio fue convencional y estirado y hubo canciones de los Allman Brothers ('One Wait Out', 'Midnight Rider' y 'Whipping Post'), baladas (una versión de su amigo Jackson Browne) y viejos blues (uno verbenero, gerontocrático y purista entonado por uno de sus músicos negros, 'Back To Daytona' y la floja versión de Muddy Waters 'Can't be satisfied' entonada por el vetusto líder). Gregg concluyó con rock sureño, como el 'Statesboro Blues' de Blind Willie McTell y también popularizado por los Allman. Ah, y hoy animará la Virgen Blanca con un repertorio en formato acústico.


GALERÍA DE IMÁGENES: Los conciertos del sábado, en imágenes

Entradas y bonos

Azkena Rock Festival 2011

¿Dónde comprar los bonos?

Puntos de venta y precios



Ediciones anteriores