Las instituciones europeas

Volver a portada

 


La Unión Europea (UE) no es una federación como los Estados Unidos, ni una mera organización de cooperación entre gobiernos, como las Naciones Unidas. En realidad, la UE es única. Los países que constituyen la UE (sus "Estados miembros") siguen siendo naciones soberanas independientes, pero comparten su soberanía para ser más fuertes y tener una influencia mundial que ninguno de ellos podría ejercer individualmente.

Compartir la soberanía significa, en la práctica, que los Estados miembros delegan algunos de sus poderes decisorios en las instituciones comunes creadas por ellos para poder tomar democráticamente y a nivel europeo decisiones sobre asuntos específicos de interés conjunto.


La UE cuenta con cinco instituciones, cada una de ellas con una función específica:

Parlamento europeo.
- Parlamento Europeo
(elegido por los ciudadanos de los Estados miembros)

Consejo de la Unión Europea.

- Consejo de la Unión Europea
(representa a los Gobiernos de los Estados miembros)


Comisión Europea.
- Comisión Europea
(motor y órgano ejecutivo)

Tribunal de Justicia.
- Tribunal de Justicia
(garantiza el cumplimiento de la ley)


Tribunal de Cuentas.
- Tribunal de Cuentas
(efectúa el control de la legalidad y la regularidad de la gestión del presupuesto de la UE)



Estas instituciones están acompañadas de otros cinco importantes organismos:


- Comité Económico y Social Europeo (expresa la opinión de la sociedad civil organizada respecto de cuestiones económicas y sociales)
- Comité de las Regiones (expresa las opiniones de las autoridades regionales y locales)
- Banco Central Europeo (responsable de la política monetaria y de la gestión del euro)
- Defensor del Pueblo europeo (se ocupa de las denuncias de los ciudadanos sobre la mala gestión de cualquier institución u organismo de la UE)