Sir Robin Knox

«Haz algo duro y te sentirás orgulloso»

REPORTAJE: La nueva vida de sir Robin

El primer hombre que completó una vuelta al mundo en competición habla de la exigencia de la regata 5-Oceans

País: Gran Bretaña
Edad: 67 años
Barco: 'Saga Insurance'

JULIÁN MÉNDEZ / BILBAO, 8 de enero de 2005


Sir Robin Knox-Johnston (Londres, 1939) fue el primer hombre que completó una vuelta al mundo a vela en solitario y en regata. Ahora se dedica a la organización de competiciones oceánicas y preside Clipper Ventures, la empresa que gestiona la competición 5-Oceans. Pero, ante todo, este antiguo oficial de la Marina Mercante británica es una leyenda entre los solitarios.

Era el año 1968 y Francis Chichester había vuelto a casa tras circunnavegar el mundo con su 'Gypsi Moth' en 226 días. El diario 'Sunday Times' lanzó poco después al mundo la idea de una regata alrededor del planeta doblando los cabos de Buena Esperanza, Leeuwin y Hornos. Un viaje en solitario, sin escalas y sin asistencia. Así nació la Golden Globe. Las reglas, bien distintas de las actuales: cada cual podía usar el barco que quisiera y bastaba con salir de cualquier puerto inglés entre el 1 de enero y 31 de octubre. Nada más. Nueve marinos aceptan el reto.

312 días después, Robin Knox-Johnston cruzó la meta a bordo del 'Suhaili', un ketch de 9,7 metros, con el que logró una media de 3,6 nudos. Ganó porque fue el único que acabó la prueba. El francés Bernard Moitessier, que lideraba la regata, decidió en mitad del Atlántico seguir su travesía y navegar hacia el Pacífico con su 'Joshua'. Semejante chaladura inspiraría el libro 'Un vagabundo de los mares del Sur'.

Aquella regata pionera ha pasado también a la historia por el precio de un embuste. Donald Crowhurst fue uno de los inscritos. Pronto se dió cuenta de que no tenía la preparación suficiente para enfrentarse al océano. Sin embargo, hizo creer a todos que seguía en carrera. Y que navegaba en cabeza. Cuando ya no pudo sostener la mentira se suicidó.

Las regatas de hoy, aunque conservan todavía cierto aire aventurero y de desafío, son otra cosa. Sir Robin Knox-Johnston habla desde Londres de la próxima edición de la 5-Oceans.

-Muchas cosas han cambiado desde su vuelta al mundo con el 'Suhaili'...


-Sí. Todo es totalmente diferente. Hoy hay comunicación. Mi radio se rompió y sólo hablaba con la gente de los mercantes con los que me cruzaba. Tampoco había ni los equipos ni la tecnología actual, con información meteorológica, personas que te trazan las mejores rutas... Hoy es otro juego.

-Pero los marinos son iguales.

-Todos tienen un fuerte espíritu de competición. Los navegantes solitarios formamos una familia. Al acabar, todos somos buenos amigos. Hay un sentimiento muy fuerte de cariño hacia el mar.

-¿Son especiales?

-Tienen que tener una mentalidad muy fuerte, ser autosuficientes y capaces de cuidar de sí mismos en las peores condiciones.

-¿Qué cree que puede reportar esta regata a Bilbao?

-Va a ser un acontecimiento magnífico. Es un evento internacional. A Bilbao van a llegar navegantes, técnicos, empresas y periodistas de todo el mundo. También es una oportunidad de negocio.

Vendrá Ellen McArthur

-La primera etapa, entre Bilbao y Fremantle, en Australia, es casi media vuelta al mundo...


-Sí, unas 15.000 millas. ¿Muy duro para empezar? Si fuera fácil ¿para qué hacerlo? Haz algo duro y te sentirás orgulloso.

-Parece que la vela oceánica de competición está dominada por los franceses: Desjoyeaux, Parlier, LeCam, Thiercelin...

-Son muy buenos navegantes. Pero hay otros países como Gran Bretaña, Australia o Estados Unidos, que están llegando a este mundo. Tengo unos 17 nombres para competir en 2006. Veremos cuántos están listos para la salida.

-¿Le gustaría contar con Ellen McArthur?


-Creo que Ellen participará en la regata.

-Otra paliza. Ella trata ahora de batir el récord de la vuelta al mundo en solitario en un multicasco...

-La 5-Oceans es la más larga y dura competición deportiva en solitario del mundo. La posibilidad de poder reparar entre etapa y etapa hace que los patrones y sus barcos naveguen al límite de su resistencia y de su tecnología. Hay tiempo para reparaciones.

-¿Recuerda 1998 cuando Giovanni Soldini tuvo que rescatar a Isabelle Autissier cuando su barco dio la vuelta? ¿Cómo se conjuga la seguridad con el espectáculo?

-Recuerdo muy bien aquello. Hoy los barcos son mejores, más seguros. En esta edición de la Vendée Globe no ha habido ninguna emergencia. Seguridad y velocidad pueden ir juntas.

el recorrido



los barcos


participantes




enlaces de interés