La flecha señala el parking para los fines de semana del 14 al 15 y del 21 al 22

Basurko finaliza la vuelta al mundo en tercera posición


Getxo recibe al navegante vasco, tras completar las tres etapas de la Velux y dar la vuelta al mundo en solitario

EL CORREO DIGITAL/ BILBAO


El navegante vasco Unai Basurko ha vuelto a casa convertido en el primer español en alcanzar el podio de una regata de vuelta al mundo. Basurko ha entrado en Getxo a las 10 horas, tres minutos y cinco segundos en medio de una gran tormenta. El pasado jueves, el navegante decía que al superar la Estaca de Bares sacaría "toda la vela, hasta las servilletas", del 'Pakea' para arrimar la embarcación al puerto de getxo con la mayor celeridad posible. "Si pasas la Estaca, ya estás en Portugalete", subrayaba, ansioso, el patrón. A nadie parecía importar en el puerto de Getxo que Bernard Stamm se haya hecho con una inapelable victoria final en la Velux 5 Oceans. Basurko ya está en casa.

La Velux 5 Oceans, la vuelta al mundo en solitario, dio comienzo el 22 de octubre con la salida de seis de los ocho participantes debido a que Graham Dalton y Tim Troy se vieron obligados a retrasar su salida a causa de problemas en sus embarcaciones. Dalton se incorporó a la expedición a finales de octubre, junto al vizcaíno Unai Basurko, que días antes tuvo que regresar a Bilbao tras padecer los problemas de una gran tormenta que obligó a varios de los participantes a hacer una escala no programada. Por su parte, el norteamericano Tim Troyse quedó en tierra y el 9 de noviembre comunicó oficialmente que se retiraba de la prueba.

Los participantes han cubierto 30.000 millas náuticas -55.560 kilómetros- sin ayuda externa y con sólo dos escalas. Son tres etapas en las que los únicos compañeros de viaje del navegante han sido su propio barco y el mar. La primera unió la capital vizcaína con la ciudad australiana de Fremantle. 12.000 millas en las que tras cruzar el Golfo de Vizcaya tomaron rumbo al cinturón tropical de baja presión y sortearon el Cabo de Buena Esperanza y parte del Océano Antártico antes de alcanzar la costa australiana.

Tras descansar algunos días, los barcos afrontaron uno de los retos más complicados del planeta en cuanto a la navegación se refiere. Desde la costa sur de la isla, a través del Océano Antártico, pusieron rumbo al Cabo de Hornos, desde donde enfilaron la costa oriental de Sudamérica. 15.000 millas antes de atar amarrar en el puerto de Norfolk, situado en la costa Este de los Estados Unidos. El último escollo antes de regresar a Bilbao, fueron las 3.400 millas del Atlántico norte.

el recorrido



los barcos





enlaces de interés