FESTIVAL DE JAZZ DE VITORIA
  Del 8 al 15 de julio de 2006
. Edición 2006
Noticias

Seminario de Jazz

. Historia del festival
El festival en imágenes
Las imágenes de 2005
. Información Útil
Venta de entradas
Agenda de actos de Vitoria
Dónde comer
8 julio 9 julio 10 julio 11 julio 12 julio 13 julio 14 julio 15 julio
NOTICIAS

JAM SESSION POR BULERÍAS

En Mendizorroza, la Noche Electrónica ofreció una doble sesión con un espléndido clásico del funk, Incognito, y un rompedor trío

N. ARTUNDO/Vitoria

El pianista Michel Camilo, con el cantautor Enrique Morente y el guitarrista Tomatito / B. Castillo

Otra vez. El escenario del pabellón de Mendizorroza vuelve a parecer, en pocos días, un patio andaluz. Las coloristas sillas rojas y verdes de madera y paja cedidas por el centro regional Séneca ambientan la edición más flamenca del Festival de Jazz de Vitoria, tres días después del concierto que reunió sobre la tarima al maestro Paco de Lucía y al fabuloso trompetista Wynton Marsalis, icono viviente de la trigésima edición e inmortalizado en bronce en La Florida.

A diferencia de aquel día, la temperatura es terrible a la hora de la prueba de sonido. Todo está dispuesto. Sólo faltan los músicos.

Y es que es el día de los retrasos. También ha habido demoras en los vuelos de Kenny Garrett de cara a su actuación en el Principal, que ha arrancado con un cuarto de hora de diferencia sobre lo previsto. Al menos, en el caso del dúo que va a cerrar la velada musical aún hay tiempo para probar el sonido. Ahí llegan.

Tomatito desarrolla ahora junto a Michel Camilo una larga serie de conciertos, de la que se muesta especialmente satisfecho. «Nos va estupendo. Y con la gente, muy bien. Siempre tenemos al público de nuestro lado. Estamos muy contentos y muy a gusto. Es una gira grande que tenemos», explica uno de los mejores guitarristas flamencos de hoy.

Poco antes de subir al escenario para comenzar su prueba, Michel Camilo se muestra entusiasmado. Mientras su compañero de aventura musical saca la guitarra y se acomoda en una silla, el pianista comenta cómo se encontró con Enrique Morente en la sede madrileña de la Sociedad General de Autores en Madrid. Allí comentaron los temas que iban a hacer. No es que se trate de una selección muy flamenca, con títulos tan emblemáticos en la historia del jazz como 'Stella by Starlight', de Ned Washington y Victor Young. Pero el tema ya lo conocen los tres. De hecho, tanto el dúo como el cantaor lo han grabado.

Dentro playback

La segunda es todo un referente, escrito por Gershwin. ¿Saben esa que dice «Summertime and the livin' is easy/ Fish are jumpin', and cotton is high/ Oh your daddy's rich, and your ma is good lookin'...»? Lo que pasa es que Morente «quiere empezarla como una bulería», apunta el pianista. Asegura que los americanos se asustarían, «al ver que alarga la frase, pensarían que se ha perdido. Pero no, está ahí, en su sitio», expuso Camilo.

Y el dúo prueba el sonido. Suena fabulosamente bien. Hay onda flamenca. Y también jazz. Entretanto, llega Morente. Es muy tarde. Pronto, el trío ensaya la 'guinda' final de la velada. Hay 'algo'. ¿Se dice 'duende'?

Luego, empieza la prueba del cantaor. Hace retirar algunas sillas, deja de pie a otras voces y suelta ese chorro que lleva dentro. Incluso, muy profesional, se va a la mesa para escuchar cómo entre un playback para que todo su grupo cante en un corro.

Mientras, ya afuera. «Es la sorpresa. Al saber que venía, hemos decidido acompañar a Enrique y divertirnos. Una 'jam session'», sentenció el genial guitarrista Tomatito. Toma jazz.