25 años de la llegada de el Guernica | Portada



TRABAJOS PRELIMINARES. Picasso realizó diversos bocetos y diferentes dibujos antes de pintar el 'Guernica'.

Significado y símbolo de
un
cuadro

Volver a portada

JOSEFINA ALIX

Compendia casi toda la trayectoria de su creador y las más profundas raíces hispánicas de Picasso

No es fácil definir en unas pocas líneas el proceso de creación y el significado de un cuadro emblemático como Guernica, una de las pocas obras de arte que forma parte del selecto grupo de piezas cuya sola mención hace alusión a toda una época, es como La Gioconda de Leonardo o Las Meninas de Velázquez. Guernica compendia casi toda la trayectoria de su creador desde el cubismo al surrealismo y, también, las más profundas raíces hispánicas y mediterráneas del pintor, desde el mito del Minotauro a la corrida, desde la educación religiosa a la iconoclastia. La fuerza y la pasión que irradia son producto del enorme potencial creador que impregnó a Picasso durante el período de la Guerra Civil española y durante los meses que trabajó en el entorno del Pabellón Español en la Exposición Internacional de París en 1937.

En diciembre de 1936, al tiempo que el Gobierno de la República comunicaba a Picasso su nombramiento como Director del Museo del Prado, le pedía su colaboración para realizar un gran mural, que sería el eje fundamental de la participación española en la exposición de París. Sin embargo, pasaban los meses y no era capaz de comenzar, atravesaba una mala época de problemas personales que le trastornaban, además nunca le habían gustado los encargos, ni estaba habituado a pintar cuadros de tan grandes dimensiones. Junto a este estado de confusión, llegaban constantemente a sus oídos las aterradoras noticias de España. Especial significación tuvieron los ecos de la caída de Málaga, su ciudad natal, el día 8 de febrero de 1937 en uno de los más sangrientos y espeluznantes episodios de la guerra. El escritor Arthur Koestler, que presenció personalmente los hechos, relató a Picasso el ametrallamiento desde el aire y el bombardeo desde el mar de los más de cien mil refugiados, mujeres y niños, que huían por la carretera de la costa. Escuchó como las madres llevaban en brazos a sus hijos muertos y perdían la razón y como otras se arrojaban con los niños al mar y perecían ahogadas. Finalmente, el 27 de abril se produce el bombardeo de Guernica y al día siguiente todos los periódicos se hacen eco de la brutal acción. Se trataba del primer ataque masivo contra una población civil por parte de la aviación alemana, y el día 1 de mayo, en la tradicional manifestación del Día de los Trabajadores, un millón de personas atruenan las calles de París con un único tema: Guernica. Ahora todo queda claro para Picasso y ese mismo día comienza a trabajar en la que sería la obra de arte de mayor significación política de todo el siglo.

Lo que hasta entonces habían sido dudas, se resuelve con auténtica furia en ese 1 de mayo en que coge papel y lápiz y comienza a realizar decenas de bocetos en los que vamos asistiendo a las prodigiosas transformaciones del tema, trabajando con una fuerza incontenible hasta el día 4 de junio en que Guernica queda colocado en el muro del Pabellón Español.

El pintor, trabajando./ ArchivoEl proceso para la realización del gran lienzo supuso una extraordinaria aventura realizada en un cortísimo espacio de tiempo. Desde que empezó a trabajar hasta el momento en que el cuadro quedó colgado, treinta y cinco días en total, había realizado cuarenta y cinco bocetos y el gigantesco mural de 3,54 por 7,82 metros. Durante esos días su compañera, Dora Maar, fue realizando una serie de fotografías a medida que la obra iba progresando. Estos preciosos documentos nos muestran el proceso creador desde el inicio, cuando el pintor encaja en el lienzo una abigarrada composición llena de figuras, hasta el momento en que finaliza el cuadro tal y como hoy podemos contemplarlo. En el progreso de la obra se suceden multitud de transformaciones: compone, descompone, encaja y desencaja, hasta conseguir que todos los elementos queden en su sitio.

EL PRECIO | 200.000 francos

El Gobierno de la República pagó a Picasso un total de 200.000 francos por la ejecución de Guernica. Se trataba de una suma muy considerable que podemos entender si pensamos que la construcción y el montaje de las exposiciones del Pabellón Español ascendió a la suma de 2.000.000 de francos. Es decir, Picasso recibió un 10% del coste total del Pabellón. Fue, por lo tanto, un bien adquirido por el Gobierno de la República de España que el artista mantuvo bajo su custodia ante la situación subsiguiente a la derrota del Gobierno legítimo de España.


Cuando Picasso comienza a pintar, de su cabeza y de su mano van a surgir en tropel cientos de ideas, de sentimientos, su propia historia, sus tradiciones, sus mitos y sus temas preferidos. Lo más chocante del cuadro es que Guernica no muestra la guerra, sólo el nombre puede asociarse a un hecho de la guerra de España. No representa un bombardeo, ni hay armas convencionales, no hay soldados, no hay vencidos ni vencedores. Hay un toro cuyo rostro representa las facciones de Picasso, un caballo herido por una lanza, la cabeza y los brazos de un hombre con una espada rota, una madre con su hijo muerto, una mujer corriendo, otra mujer en llamas y una tercera que alumbra la escena desde una ventana. ¿Como, entonces, puede tener esa extraordinaria potencia? ¿Cómo es capaz de recordar en toda su magnitud el drama? Este es uno de los misterios más sugestivos del cuadro. Poder llegar a entender por qué una obra así es capaz de levantar pasiones. Y lo es porque el cuadro es hijo de una pasión y de un drama, la pasión creadora de un Picasso furioso y en guerra. Es un grito de horror, el mismo que sacude a las gentes de una tierra, la suya, de grandes pasiones y grandes dramas, entre ellos el constante ritual de muerte y pasión que es la corrida. Y ahí están los principales actores de ese drama, el toro, el caballo, la madre, la muerte...

Todo eran símbolos de una vida entera, era su espíritu, su alma de artista y de español explotando en un grito de dolor dramático imposible de explicar. Había que sentirlo en el estómago, en el corazón y en la garganta.

Josefina Alix es comisaria de exposiciones y experta en Picasso


una mirada a la red

Picasso,  Atemporal Una obra sin tiempo
Un homenaje al arte de Vancouver Film School El arte de Vancouver
Los horrores de la guerra El horror de la guerra
Pintando el Guernica Emulando a Picasso
Audio de Picasso hablando sobre el cuadro La voz
del pintor