Portada

ENTREVISTAS Y REPORTAJES

Entrevista a Tiago Splitter
Maljkovic-Scariolo,
¿cita para una final?
Sobresaliente contra matrícula
(por Juanma Iturriaga)
Entrevista a Dejan Tomasevic
ala-pívot del Panathinaikos
Trayectorias cruzadas de cuatro grandes técnicos
 

OPINIÓN

El sueño número siete
Marina Maljkovic
Un Tau más experimentado
Kornel David
Jugadores determinantes
Dejan Bodiroga
Dos y dos
Juanma Iturriaga
Fortaleza mental
Ricardo Pittis
Un escaparate mundial
Gorka Arrinda
Dos ganadores natos
Pablo Laso
 

VÍDEOS

Presentación de la Final Four
Querejeta ilusionado
El TAU viaja a Atenas
Prigioni y Scola, en Atenas
Entrenamiento del TAU
Entrenamiento del Panathinaikos
Afición en Atenas (1) |(2)|(3)
 

FOTOS

El TAU viaja a Atenas
La marea azulgrana
Panathinaikos-TAU | Ambiente
CSKA-Unicaja
 

GRÁFICOS

Semifinal Panathinaikos-TAU
Semifinal CSKA-UNICAJA
El Palmarés
 

FORO

Deja tus mensajes de ánimo para el TAU
 
DEJAN TOMASEVIC, ALA-PÍVOT DEL PANATHINAIKOS

«Ahora mismo, no sabemos en qué forma estamos»

El jugador serbio espera en Atenas un TAU «con muchos más recursos ofensivos» en comparación con la pasada temporada

CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA /VITORIA

Tomasevic promedia 7 puntos y 4 rebotes. / El Correo
 

 

La batería de hombre altos del Panathinaikos puede tener torres rocosas como Kostas Tsartsaris, Demos Dikoudis, Robertas Javtokas o Mike Batiste, pero Dejan Tomasevic brilla con menos músculo y con ese aire de ser el chico más listo de la clase completamente intacto. Entre el superpoblado juego interior heleno, el jugador serbio mantiene su mente preclara para manejar los secretos del baloncesto con ese estilo propio, de apariencia a veces indolente, que deslumbró y exasperó a partes iguales durante su estancia en Vitoria. Es un resorte cualificado del rival baskonista en la semifinal de Atenas, una apisonadora que no ha tenido rival en las últimas semanas en el torneo doméstico, justo desde su clasificación para la ‘Final Four’. Y semejante superioridad quizás sea el talón de Aquiles del Panathinaikos. Al menos, es una cuestión que preocupa a Tomasevic. «Ahora mismo, no sabemos en qué forma estamos», asegura.

–Este domingo, el día de la final, cumple 34 años. Habrá pedido ya el regalo.

–Sí. La verdad es que el título sería el mejor regalo, pero va a estar muy caro. Los cuatro mejores en Europa estarán en Atenas y va a ser complicadísimo.

–Jugará su segunda ‘Final Four’. ¿Es su gran oportunidad para hacerse con uno de los pocos títulos que le faltan en su palmarés?

–Sí. Una Euroliga es lo único que me queda en competiciones tanto a nivel de equipo como de selección. Es mi gran deseo ganar este título, pero no va a ser nada fácil.
Locura en Atenas

–¿Cómo se vive en Atenas este torneo?

–Aquí la gente está completamente loca. Toda la ciudad está enloquecida porque también se va a jugar aquí la final de la ‘Champions League’. Hay mucha ilusión ya que un equipo griego como el Panathinaikos va a disputar el torneo. Casi nos quitan las entradas de las manos a los jugadores.

–¿Y su equipo?

–Ahora mismo, no sabemos en qué forma estamos. No hemos tenido ningún rival difícil en las dos o tres últimas semanas. Eso es quizás lo que más miedo me da, no haber tenido un partido complicado últimamente como el que tuvo el TAU la semana pasada contra el Madrid. Pude ver el segundo tiempo de ese duelo y el Baskonia practica una defensa muy agresiva, con mucho ‘pressing’. Nosotros vamos a tener muchos problemas. Estamos bien en el ataque ‘cinco contra cinco’, pero creo que ellos son el mejor equipo de Europa al contraataque.

–Habla de la falta de rivales de su altura. Algún aspecto negativo tendrá dominar el baloncesto griego como lo hacen ustedes.

–Sí. Cuando vas a algunas canchas sabes que vas a ganar y sólo queda la incógnita de por cuánta diferencia lo vas a hacer. Por eso me gusta más la Liga española; cada partido es a muerte. Nosotros, en algunas ocasiones, podemos tener problemas pero también creo que tenemos un buen equipo, con mucha experiencia.

–¿Ha podido hablar con algún ex compañero del TAU para comenzar la guerra psicológica?

–Sí. He hablado con Igor Rakovecic. Los dos somos muy buenos amigos desde hace muchos años. Estuvimos juntos en el Estrella Roja, Buducnost, Pamesa y la selección. Personalmente, estoy muy contento con él, está jugando a un gran nivel este año. Pero en estos cuarenta minutos creo que no vamos a ser amigos. Para Igor es su primera ‘Final Four’ y seguro que querrá ganarla. Pero esa será la misma idea de todo el TAU, seguro.
Olvidar el pasado

–El OAKA promete ser un infierno para el TAU, pero ya se encargó de congelar las cosas el año pasado.

–La verdad es que ese partido está superado. Perdimos una gran oportunidad de entrar en la ‘Final Four’ pero se ha olvidado. Éste es un nuevo choque, pero, más o menos, son situaciones similares. Una vez más, nuestra afición va a estar con el equipo y ese es un factor que nos da muchas posibilidades de ganar la semifinal contra el TAU.

–Esta temporada, el Panathinaikos luce una plantilla interminable. ¿Cuesta organizarse entre tanta gente?

–Nuestro mayor problema es saber qué jugadores van a estar en el equipo. Tenemos quince y siempre se quedan tres fuera. Estamos jugando este año con muchos cambios, casi ninguno juega más de viente minutos por partido. Así, conseguimos tener un ritmo muy alto de juego. Pero también te digo que el TAU tiene mejor plantilla que el año pasado. Ha hecho un par de cambios que le han hecho mejor. Sobre todo, con Igor Rakocevic que, para mí, tal vez es el mejor jugador que juega ahora en España.

–¿Ve ahora un rival con más arsenal?

–Sí, creo que tiene más recursos ofensivos. Está el ‘pick and roll’ de Prigioni y Scola, pero también Erdogan o Planinic, que hace muy fácil el ‘uno contra uno’.

–¿Militar a las órdenes de Zeljko Obradovic garantiza estar más cerca de los títulos?

–Para mí Obradovic es el mejor entrenador en Europa sin ninguna duda. Siempre que me preguntan por qué hay tan buenos jugadores en mi país respondo lo mismo; porque tenemos los mejores técnicos. Pero al otro lado va a estar un técnico como ‘Boza’ Maljkovic, que tiene mucha experiencia y títulos a sus espaldas. También será una guerra de entrenadores. Pero, al final, decidirán los jugadores. En partidos difíciles como estos son ellos los que decantan el resultado. Este año será muy interesante ver la táctica que desplieguen dos técnicos serbios como Obradovic y Maljkovic o dos italianos que siempre ganan títulos como Messina y Scariolo. Pero, en última instancia, los que anotamos y defendemos somos nosotros.


© Copyright EL CORREO DIGITAL, S.L.