Portada


TAU CERÁMICA

Entrevista a Querejeta
Todo un clásico
(por Juanma Iturriaga)
La afición
Dos equipos españoles
en la fase final
 

OPINIÓN

A la tercera, la vencida
Mario Scola
Gershon, todo un carácter
David Blatt
Vivir el momento
Paco Torres
Llegar ya es un éxito
Jordi Villacampa
Con la piel de gallina
Roberto Gabini
 

FOTOS

El TAU calienta motores
 

GRÁFICOS

Las semifinales
El camino a la gran final
Palmarés de la Euroliga
 

FORO

Deja tus mensajes de ánimo para el TAU
 
OPINIÓN / JORDI VILLACAMPA, PRESIDENTE DEL DKV JOVENTUT
Llegar ya es un éxito
JORDI VILLACAMPA disputó dos 'Final Four' alzándose como campeón en la de 1994 ante el Olympiakos. / Archivo
Seguramente el TAU se quedó triste el año pasado cuando perdió la final contra el Maccabi. Ahora se le presenta una nueva oportunidad y querrá resarcirse. Pero a mí lo que me gustaría destacar no es sólo esa ambición, sino el simple hecho de haber llegado a la 'Final Four'. Al margen de que consiga el título o no, con el tiempo se valorará casi tanto o más el simple hecho de clasificarse. Llegar es un éxito importantísimo porque revela la calidad del equipo y también la del club, la de su trayectoria.

Yo tengo recuerdos para todos los gustos de la Final a Cuatro: en una perdimos por un triple en el último segundo y dos años después la ganamos por lo mismo. Me acuerdo que después de perder por primera vez nos parecía casi imposible volver a llegar; era como una montaña inescalable. Pero ganamos la Liga, el equipo volvió a coger confianza y a la segunda fue la vencida. No sé si se puede establecer un paralelismo con este TAU, pero sí tengo claro que el equipo ha demostrado una solidez y un carácter que le permiten aspirar claramente al título. Es posible que no lo consigan, pero deben tener claro que lo más importante ya lo han conseguido. Eso puede ayudarles a descargarse de respnsabilidades.

También creo que el Baskonia tiene una ventaja respecto al año pasado. Muchos de sus jugadores repiten, recuerdan la experiencia de Moscú y sabrán cómo asumir -o cómo asumir mejor- esa presión, la impaciencia de los días previos, los nervios. Puede pensarse que están ante el partido más importante de su vida o casi. Pero ahora tienen más perspectiva, veteranía para enfrentarse a esta situación.

Yo me acuerdo que en el Joventut en aquellas ocasiones intentábamos asumir estos partidos con la máxima normalidad posible. No alterar los hábitos del equipo en la previa o en el día del partido o los anteriores. Pensar que esto es un deporte y que si se gana o pierde la trascendencia queda ahí. Ya sé que esto es imposible. Los jugadores siempre tienen presente que se hallan ante unos partidos extraordinarios. Pero esas pequeñas liturgias sirven para mantener a raya toda la expectación que se genera en torno al equipo. No me queda más que desear la mayor de las suertes al TAU.

© Copyright EL CORREO DIGITAL, S.L.