Webmail    Alertas   Envío de titulares    Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS CENTRO COMERCIAL SERVICIOS   PORTALES
DÍA 30

Fernando J.Pérez
Enviado especial

La expedición desafía al mal tiempo anunciado y vuelve a la montaña

Un manto de nieve cubre por completo el campamento II. / F. J. PÉREZ

La inactividad hace mella en la expedición ‘Oinak Izarretan’. Tanto que están dispuestos a despreciar los partes meteorológicos, que indican un emporamiento del tiempo con nevadas durante todo el día, y han programado para hoy su retorno a la montaña. La expedición se pondrá en marcha al completo. Alberto Iñurrategi y Jon Beloki con el objetivo de iniciar su tercera y última fase de aclimatación en la montaña, que les debe llevar hasta el campo III, aún por instalar a 7.200 metros de altitud. Y Jon Lazkano y Juanjo San Sebastián para realizar un nuevo porteo de material hasta el campo I.

«El tiempo y las previsiones que recibimos nos tienen un poco desconcertados, así que vamos a subir hasta el campo I. Si al final se cumple lo anunciado y tenemos mal día volveremos al CB y al menos nos habrá servido para estirar las piernas y hacer un porteo. Si hace bueno, nos quedaremos ya en altura y será un día que habremos ganado», explicaba ayer Alberto.

La nevada no llegó

Menos paciencia aún tuvieron los componentes extranjeros de la expedición al Annapurna. Jean-Christophe Lafaille, Ed Viesturs y Veikka Gustaffson no se lo pensaron dos veces y ayer a primera hora, nada más amanecer y al ver el cielo azul, partieron hacia el campo I. Su plan inicial era simplemente llevar algo de material hasta sus 5.400 metros. Pero ante la bonanza climatológica –la anunciada nevada vespertina quedó en unas amenazantes nubes que sólo descargaron unos copos– decidieron dormir en altura y esperar la llegada de los alpinistas vascos.

Mientas tanto, un nuevo y esperado elemento de evasión llegó ayer hasta el campo base: periódicos. De la mano de una pareja de excursionistas vascos que están realizando el trekking del Annapurna y se acercaron hasta el ‘Annapurna Base Camp’, el campo base se inundó ayer de diarios provenientes de Euskadi. Y sobre ellos se avalanzaron con avidez los expedicionarios. Daba igual que los más recientes fueran de hace casi diez días. La necesidad de noticias de casa compensa la tardanza en conocerlas.