Presidentes históricos

PORTADA
Noticias
CANDIDATURAS
Fernando Lamikiz
Javier Uria
ELECCIONES 2001
Entrevistas
Jornada electoral
La polémica
Choque de estilos
Athletic 2000-2001

Noticias

Heynckes tiene previsto traer al Athletic a sus tres colaboradores del Benfica

Juan José Martín-Delgado sería su segundo, Ángel Vilda, su preparador físico, y Walter Junghans el entrenador de porteros
La llegada de este equipo supondría un cambio de funciones dentro del club para José Ángel Iribar y Manolo Delgado Meco

J. AGITIANOII.MEDRANO
Jupp Heynckes no vendrá solo a Bilbao. En el caso de que Javier Uria se imponga en las elecciones del próximo viernes, el técnico alemán se traerá a sus hombres de confianza: Juan José Martín-Delgado, su segundo entrenador; Angel Vilda, su preparador físico, y de Walter Junghans, su entrenador de porteros. No hace falta decir que, de llegar a producirse, la llegada de estos tres profesionales, con los que Heynckes ya trabajó la pasada temporada en el Benfica de Lisboa, supondría una auténtica revolución en el primer equipo del Athletic.

Dos instituciones en el club como son José Angel Iribar y Manolo Delgado desaparecerán de su staff técnico y pasarán a abordar otro tipo de responsabilidades dentro del club. En el caso de El Chopo, todo indica que recibirá un cargo honorífico, a la altura de su leyenda en el Athletic.

En cuanto a Manolo Delgado, que suma ya 25 temporadas como preparador físico de los rojiblancos, su nuevo cometido tendría que ver con el diseño del programa de preparación física que, desde Lezama, la directiva presidida por Javier Uria intentará irradiar a todos los clubes de la provincia.

El cambio, como puede comprobarse, va a ser radical. Probablemente, mucho más drástico de lo que muchos habían imaginado cuando, durante la presentación de su candidatura a la presidencia rojiblanca, Javier Uria habló de «una cirugía fina» para transformar el Athletic y elevarlo a lo que él llama «las más altas cotas deportivas». Desde luego, esta cirugía, de fina, tiene muy poco.

En fuentes cercanas al candidato de Zeberio se insistía ayer en que la llegada de estos tres profesionales no ha sido una imposición de Heynckes para aceptar el cargo, sino una decisión compartida por técnico y candidato, a quien han impresionado las últimas actuaciones de los rojiblancos. Negativamente, por supuesto. «Viendo como está funcionado el equipo desde hace tres años y analizando su situación actual, hemos pensado que es necesario un cambio total, incluso de personas. Necesitamos savia nueva, otros aires, una mirada distinta al equipo, quizás unos criterios diferentes a los que están implantados desde hace años», explican.

Esa mirada distinta, ese aire nuevo, la pondría Jupp Heynckes en sintonía con su grupo de colaboradores. Uno de ellos, Angel Vilda, es un hombre de reconocido prestigio y dilatada trayectoria en el mundo del fútbol. Madrileño de 52 años, a lo largo de su carrera ha trabajado en el Atlético de Madrid, en el Barcelona con Johan Cruyff, en el Rayo Vallecano y en el Real Madrid, donde coincidió (y congenió) con Heynckes.

Un nuevo ciclo
Juan José Martín-Delgado, por su parte, es un técnico poco conocido en el fútbol de élite. Toledano de 50 años, entrenó al Getafe, pero en realidad sus mejores experiencias se concentran en el trabajo de cantera; en concreto, en la del Real Madrid. Fue su labor en los equipos inferiores del club del Santiago Bernabéu el que convenció al preparador alemán, que le llevó al Benfica portugués como escudero. La tercera incorporación, Walter Junghans (Hamburgo, 1958), es un descubrimiento personal de Heynckes. A raíz de su trabajo desarrollado en el Colonia, le tiene por uno de los mejores entrenadores de porteros del país y también a él le embarcó en su aventura lisboeta.

Así están las cosas. De ganar Javier Uria las elecciones del próximo viernes, este grupo de profesionales será el encargado de abrir un nuevo ciclo en el Athletic y de intentar reactivar un equipo al que el candidato a la sucesión de Arrate no dudó en calificar el pasado lunes, en una entrevista concedida a este periódico, como «roto física y psíquicamente». Vamos, que si finalmente entran en Lezama, tienen trabajo para rato.


Más noticias