Presidentes históricos

PORTADA
Noticias
CANDIDATURAS
Fernando Lamikiz
Javier Uria
ELECCIONES 2001
Jornada electoral
La polémica
Choque de estilos
Athletic 2000-2001

Noticias

El Athletic es el club con más internacionales en las categorías inferiores

Lezama debe liderar la renovación de la primera plantilla pese a las críticas de Lamikiz y Uria
El fútbol base absorbe menos del 10% del presupuesto del club

Ignacio Medrano

El Athletic es, junto al Barcelona, el club de Primera División que cuenta con más internacionales en sus categorías inferiores. Quince futbolistas, repartidos desde el primer equipo al Juvenil Nacional, han vestido esta temporada la camiseta española en sus respectivos tramos de edades, una cifra que supera al Real Madrid (14) y multiplica por dos la aportación de otro club vasco, la Real Sociedad, que ha logrado siete internacionales.

En la misma relación figuran Espanyol (10), Valencia (9), Atlético de Madrid (7) y Racing. Sólo uno de los jugadores que aparecen en la lista, el navarro Pablo Orbaiz, ha completado todo su periodo de formación fuera de Lezama. El liderazgo del Athletic cobra más valor por el ámbito geográfico en el que capta sus jóvenes valores, muy reducido sobre todo en comparación con el alcance de las redes del Barcelona y el Real Madrid.

Un repaso a esta estadística, facilitada en medios del Athletic consultados por este periódico, no garantiza por sí solo un tránsito fluido de jugadores de la cantera rojiblanca al primer equipo a corto y medio plazo. No obstante, de la lectura de estos datos sí pueden desprenderse algunas conclusiones que sirven para reivindicar el trabajo de los responsables del fútbol base rojiblanco, salpicado por la vorágine electoralista que envuelve al club desde hace dos semanas.

Generación de 1983
En su carrera hacia la presidencia del Athletic, Fernando Lamikiz y Javier Uria proponen cambios drásticos en la cantera, aunque aún no han aclarado cuánto tiempo tendrán que aguardar los aficionados rojiblancos hasta conocer los frutos de la reforma. De hecho, cuando accedió a la coordinación general de Lezama, José María Amorrortu declaró que pretendía implantar sus métodos de forma progresiva, y estableció como referencia la quinta de 1983 como la primera generación que sería formada con el nuevo sistema de trabajo aplicado en su totalidad. Aquellos niños tienen ahora 17-18 años, y entre ellos hay cinco internacionales.
El mensaje de los candidatos encierra en sí mismo un contrasentido, puesto que, con un mercado de fichajes instalado en cotas desorbitadas, la dependencia de Lezama que tiene el Athletic resulta especialmente obligada.

Lamikiz y Uria ofrecen como ganchos electorales promesas que retratan a un club cargado de ambiciones deportivas, que debe jugar siempre las competiciones internacionales. Al mismo tiempo, sin embargo, trasladan una imagen de desconfianza hacia el que, al menos a corto plazo, debe seguir siendo la principal fuente suministradora de fichajes. Y ello a pesar de que, gane quien gane las elecciones del próximo 1 de junio, se verá obligado a afrontar durante sus cuatro años de mandato una profunda renovación de la primera plantilla. Diez de los actuales jugadores del Athletic tendrán 33 o más años al finalizar el mandato del nuevo presidente y otros cuatro habrán alcanzado la treintena.

Política de fichajes
Con semejante panorama, en los próximos dos años se abre un periodo que se presenta determinante para resolver el que ha sido uno de los principales debates que han rodeado a la cantera rojiblanca en los últimos años. Frente a las críticas de quienes esgrimen el bajo número de jugadores que han subido al primer equipo durante el mandato de José María Arrate, los técnicos de Lezama oponen el efecto barrera que han ejercido sobre el fútbol base los dieciocho fichajes que ha efectuado el Athletic en estos siete años.

A lo largo de su mandato, la junta directiva de Arrate, a la que han pertenecido Lamikiz -siete años- y Uria -cuatro años- ha invertido 5.775 millones de pesetas en comprar jugadores. Mientras Lezama, principal factoría de activos deportivos rojiblancos, no absorbe siquiera el diez por ciento del presupuesto anual del club.

De hecho, el espectacular incremento que han sufrido las cifras que maneja el Athletic en este periodo es imputable, principalmente, al capítulo de gastos de personal deportivo, prácticamente monopolizado por los sueldos del primer equipo. El primer presupuesto de la ‘era Arrate’ ascendió a 2.235 millones de pesetas; el último, se situó en 6.341.

Sobre un realizado definitivo de 2.696 millones, los gastos de personal deportivo sumaron en aquella temporada 1994-95 a 1.011 millones; para la presente campaña están presupuestados en 3.603. Ello supone que el peso de esta partida en el gasto global del club ha aumentado desde el 37,5% al 56,8%.


Más noticias