Presidentes históricos

PORTADA
Noticias
CANDIDATURAS
Fernando Lamikiz
Javier Uria
ELECCIONES 2001
Entrevistas
Jornada electoral
La polémica
Choque de estilos
Athletic 2000-2001
Entrevista

FERNANDO LAMIKIZ
CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DEL ATHLETIC


«Lo de Javier Uria es continuismo puro y duro. Nosotros, en cambio, propugnamos un cambio ordenado, muy ordenado»

«Con lo de la jornada laboral no estamos diciendo que los jugadores entrenen 8 horas, sino que tengan una dedicación completa al Club»

J.AGIRIANO/I.MEDRANO

Fernando Lamikiz recibe a los periodistas en su despacho profesional, convertido estos días en el santa sanctorum de su candidatura. Acostumbrado a jornadas laborales extenuantes, a moverse con orden, lucidez y criterio en el desenfreno diario, la campaña electoral no ha cambiado mucho sus hábitos. Sigue a todo tren. Como siempre.

–¿Qué le está pareciendo la campaña electoral?
–Normal. No está siendo crispada.

–¿Teme que las elecciones acaben provocando una fractura como la que se produjo en 1990 y 1994?
–No. Las elecciones del 94 fueron muchísimo más duras. Hubo acusaciones sobre el tema económico e incluso un requerimiento en Ibaigane pidiendo la auditoría del club. Las fracturas se producen cuando se personaliza y en estas elecciones no está habiendo ataques personales.

–Si no fractura, lo que sí puede quedar es una oposición.
–En el Athletic no hay tradición de oposición. Una vez que se conozca el resultado, hay que dejar que el presidente dirija el club cuatro años. Será entonces cuando se vea si tiene oposición.

–Existe la percepción general de que usted representa un cambio radical y Uria un cambio sin estridencias. ¿Está de acuerdo?
–No. Javier Uria representa el continuismo. Sólo hay que ver la gente que va con él y el apoyo que está teniendo por parte de Txomin Guzmán o de José María Arrate. Lo de Uria es continuismo puro y duro. Por nuestra parte, no creo que representemos un cambio radical. Propugnamos un cambio ordenado, muy ordenado.

Dedicación completa


–Diga algo bueno de su rival.
–Javier tiene muchas cosas buenas. Es una buena persona, es ordenado y tiene una gran capacidad de trabajo.

–Ahora algo malo.
–No tengo nada malo que decir de él como persona o como profesional. Lo que sí pienso es que, como candidato, no tiene programa. Está defendiendo algo en lo que no cree. El cree en traer jugadores de fuera de Euskadi y ahora ha cambiado.

–Hablemos de su programa. Una de sus propuestas que más ha llamado la atención es la relativa a imponer una jornada laboral a los futbolistas. ¿No le parece una propuesta demagógica?
–No. Esa propuesta parte del ideario de nuestro programa, que se basa en la gestión empresarial y en la profesionalidad. La jornada laboral existe en todos los ordenes de la vida. Con eso no estamos diciendo que los jugadores entrenen ocho horas. Estamos diciendo que tengan una dedicación completa al club, que puedan controlar su alimentación desayunado y comiendo en Lezama, que tengan una preparación técnica, táctica y física individualizada, que puedan ver videos, atender a la prensa, a las peñas... No estamos hablando de algo nuevo. Esto lo hacen grandes clubes como el Bayern, el Milán, el Boca Juniors o el Galatasaray.

–¿Pero no cree que el horario de trabajo de la plantilla debe ser responsabilidad del entrenador?
–El horario no. Cómo se distribuye, sí.

–A la hora de hablar de los objetivos del equipo, no ha sido usted muy explícito. Decir ganar es como no decir nada. ¿Podría concretar un poco más su deseo?
–Si tienes mentalidad ganadora, quieres ganar a todo y pones todos los medios para intentarlo. A partir de ahí, el objetivo del Athletic debe ser ganar cada competición. Otra cosa es que quedes el primero o el 17. Pero tu objetivo es ganar.

–Ese es el objetivo de todos.
–No. El objetivo del Athletic no es ganar.

–No dirá que es perder.
–No me refiero a eso. Yo me refiero a que, a priori, te tienes que marcar el objetivo más alto y eso no ocurre en el Athletic. A mí eso de que vamos a intentar hacerlo lo mejor posible me parece como no tener objetivos.

–¿Advierte un cierto conformismo en el Athletic?
–Sin duda. La palabra conformismo es la que mejor define la situación del club. Los mensajes que se están lanzando son demasiados acomodaticios. Eso de ir a disfrutar a la Champions o de que te elimine de la Copa el Racing y no asumir el fracaso...

–Sobre Lezama, usted plantea que el jugador se forme en su entorno natural. ¿Quiere ello decir que se suprimirán los alevines, infantiles y cadetes?
–No. Lezama va a seguir funcionando y con buenos técnicos y todos los medios que sean necesarios. Lo que decimos es que Lezama hay que extenderla a toda Vizcaya. Queremos que los niños se formen en sus clubes, donde tendrán los mismos medios que en Lezama, pero en los que podrán ganar un plus de competitividad luchando contra la adversidad, no acostumbrándose a ganar fácil. Lo de juntar a los mejores hay que hacerlo a partir de juveniles.
Más carácter

–Su discurso trasluce que en Lezama se forman jugadores blanditos, poco competitivos y que, por tanto, lo que hace falta es mano dura, con alguien como Ziarreta. ¿Es así?
–Yo valoro a los profesionales de Lezama, pero creo que han trabajado en la dirección equivocada. Al Athletic no se le puede extrapolar ningún modelo, ni el holandés ni ningún otro. El Athletic ha sido fuerte cuando hay tenido dos tipos de futbolistas: tres o cuatro muy buenos técnicamente y el resto de un gran potencial físico y una raza especial, de esos que marcan la diferencia por carácter... Y esto último sí se está perdiendo.

–Hablando de Lezama, llama la atención que ninguno de los dos candidatos haya incidido en un aspecto crucial: el brutal descenso de la natalidad.
–Eso está claro. Y no sólo hay que hablar del descenso de la natalidad, sino de un tipo de chavales con acceso a más deportes, a Internet... Ello nos obliga a explotar mejor la huerta. O hacemos una agricultura intensiva o nos morimos de hambre.

–Algunas de sus promesas –el carnet de 5.000 pesetas en el nuevo campo o la sede social, por ejemplo– son muy a largo plazo, fuera del período de mandato. ¿No es eso electoralismo?
–No. Eso es gestión. Son temas en los que hay que trabajar desde ya, aunque no se vayan a realizar hasta dentro de unos años. El mejor ejemplo es el campo. Nosotros hemos puesto una fecha: septiembre del 2006. Lo que no vas a hacer es estar cruzado de brazos hasta el 2004.

–Usted defiende la profesionalización de algunas áreas. ¿Cómo va a incidir ello en el presupuesto?
–De una forma mínima.

–¿Lo tiene cuantificado?
–Sí. No va a costar más de 160 millones al año. Ya digo que es mínimo. Si haces una buena gestión se paga en un mes. El problema se produce si realizas fichajes multimillonarios o si tienes jugadores que cobran mucho y no juegan nunca. Eso no puede ser.

–¿Cree que le va a dar problemas implantar su política salarial por tramos?.
–No. Nosotros respetaremos los contratos que están firmados. Lo que haremos será introducir nuestros criterios en los nuevos.

–Pero los jugadores del Athletic, por la filosofía del club, siempre van a negociar en una situación ventajosa.
–No lo creo. Si al jugador del Athletic se le explica con claridad el lugar que ocupa en el club y en la Liga española no tiene por qué negociar de una forma ventajosa.

La posición de Arrate

–Cambiemos de tema. Entre un sector de los socios tiene usted una imagen de hombre polémico, revoltoso. ¿Le parece justa?
–No. Ahí está mi trayectoria profesional. Hombre, lo que no soy es alguien triste y aburrido que se esconde. Soy ambicioso y me gusta defender mis ideas.

–¿Hasta que punto ha afectado a su credibilidad como candidato el tema de las firmas?
–Espero que poco. Ha sido un error importante y lo asumo en primera persona. No participé en la recogida de firmas, pero lo asumo yo. Lo que puedo asegurar es que no ha existido mala fe.

–Reconozca que no dieron una buena imagen.
–Pues no. No nos ha beneficiado en nada, desde luego.

–¿Cómo valoraría la actitud de José María Arrate en estas elecciones?
–Creo que José María Arrate debería actuar como presidente y no participar ni de refilón en las elecciones.Y lo que ha hecho ha sido decantarse clarísimamente por Javier Uria.

–Por último, que se nos olvidaba. ¿Va a ganar el viernes?
–Estoy seguro.

«Me gustaría ir sin el nombre del entrenador a las elecciones»

J.AGIRIANO/I.MEDRANO

–¿La figura de Clemente está perjudicando o beneficiando a su candidatura?
–Ni una cosa ni otra. Es algo neutro, porque no tenemos ningún compromiso con él.

–Sea como fuere, su candidatura se asocia a Clemente. ¿Le está suponiendo eso un tapón a la hora de fichar el entrenador?
–De ninguna manera. ¡Es que no puede ser un tapón porque no tiene ningún tipo de compromiso con nosotros! Clemente lo que ha hecho es ayudarnos dándonos su opinión sobre el futuro del equipo y sobre la viabilidad de nuestro programa deportivo
.
–Está bien: no tiene ningún compromiso con él. ¿Pero va a tenerlo?
–No lo sé
.
–¿Y lo sabrán los socios antes de ir a votar?
–Si hay alguna novedad, se sabrá antes del 1 de junio.

Revitalizador

–Las encuestas revelan unas elecciones apretadas y con un amplio margen de indecisos. No cabe duda de que los socios que no han decidido su voto quieren saber quién es el técnico que lleva cada candidato. El de Uria, ya lo saben. ¿Y el suyo?
–Ya veremos
.
–Pues no le queda mucho tiempo y se trata de un tema capital.
–A mí me gustaría ir sin ningún nombre.

–¿No será porque no tiene otro remedio?
–No. Si es por eso, os puedo decir que puedo tener dos personas ya comprometidas.

–¿Y por qué es?
–Hay una cosa clara: lo mejor para el club es ir sin nombres a las elecciones. Heynckes, al final, es el entrenador del candidato Javier Uria y para muchos socios va a ser el técnico que expolió al Athletic con el tema de Karanka. Es así. En cambio, si su nombre hubiese salido el día 2 de junio, sería el entrenador del Athletic.

–¿Cuál es su perfil de entrenador?
–¿Mi perfil? Alguien con espíritu ganador, que sepa revitalizar a la plantilla. Yo fui crítico con Luis Fernández en sus últimos años, pero cuando llegó fue un gran revulsivo. No quiero un entrenador triste y aburrido. Tiene que ser joven, alguien para el que entrenar al Athletic sea un gran reto. Luego debe conocer el trabajo de cantera y también sería importante que conozca el idioma.



Entrevistas anteriores


JAVIER CLEMENTE / ENTRENADOR
«Recomendaré a Lamikiz que mantenga a Rojo como entrenador»
JOSÉ MARÍA ARRATE / PRESIDENTE DEL ATHLETIC
«Me hace mucha gracia que se hable tanto del cambio»
JOSÉ JULIÁN LERTXUNDI / EX PRESIDENTE DEL ATHLETIC
«Laredo, Medina o Haro son espacios naturales del Athletic»