Página oficial: http://www.durangokoazoka.org/azoka01/portada_e.htm
Portada
Hasiera
Noticias
Albisteak
Mapa de la Feria
Azokako Mapa
Novedades
Nobedadeak
Programa
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo
Egitaraua Asteazkena Osteguna Ostirala Larunbata Igandea
NOTICIAS / ALBISTEAK
'Un país que lee es más tolerante'
Joxemari Sors dirige la editorial más veterana de producción en lengua vasca. Las casi tres décadas de trabajo en Elkar le han servido para contribuir en el ascenso de la producción hasta llegar a un momento si no pletórico, sí de «normalización».

M.C VALIENTE
Editor de la que muchos vaticinan será la obra más vendida en la próxima edición de la feria, ‘Gizon izoztua’, de Joseba Sarrionaindia, alaba el papel que representa la muestra. «Se pueden encontrar verdaderas joyas», asegura.

–¿Se acuerda del primer título que publicó su editorial?
–‘Hil ala bizi’, de Xabier Amuriza. El libro no tuvo tanto éxito, pero es que entonces la mayoría era analfabeta en euskera.

–¿En qué ha cambiado la producción en euskera en estos treinta años?
–Empezamos por militancia, porque entonces no había nada en euskera y lo importante era sacar títulos. Hoy en día se trabaja de forma profesional. En ferias como la de Frankfurt, comprobamos que se pueden comparar con cualquier edición en otra lengua en cuanto a calidad escrita y de impresión.

–¿Cómo valora la situación actual?
–Sin echar las campanas al vuelo, es una situación normalizada, donde hay editoriales especializadas. Pero todavía quedan muchas ramas de la cultura en las que no se hace gran cosa, como en filosofía y etnografía.

–En la próxima Feria de Durango se presentará casi el doble de novedades que la edición anterior, ¿es fruto de la demanda o de la necesidad de impulsar el mercado?
–Es cierto que hay mucha oferta. Comparando con otras lenguas, se dice que en euskera se está produciendo mucho, y no hay tanta gente para absorberlo, pero la demanda hay que crearla, así como se crean otras necesidades de ocio.

–¿Significa que la venta de libros no está en su mejor momento?
–Las ventas están bajando porque estamos inmersos en la cultura del ocio.

–Los lectores tienden a adquirir los libros de escritores de prestigio. ¿La ausencia de muchos de ellos en la próxima edición de Durango servirá para que otros se abran hueco en el mercado?
–Claro que sí. Eso ocurre siempre. Antes, las editoriales marcábamos el máximo número de novedades para Durango, mientras que ahora trabajamos más por la continuidad a lo largo del año y por habituar a la clientela a las novedades en cualquier época y son los autores los que quieren que sus trabajos salgan para esta feria por su repercusión.

–¿Los éxitos en feria tienen continuidad a lo largo del año?
–Normalmente, el libro y el disco que se vende bien en Durango, lo sigue haciendo el resto del año. Al final, es una feria en la que está toda la producción viva del momento, que no ha llegado aún a las librerías. Se pueden encontrar verdaderas joyas. De hecho, es el único sitio donde la gente puede hallar algo que buscaba con ahínco.

–La lectura, sin embargo, no parece ir al compás de las ventas, ¿la Administración debería incidir más en fomentarla?
–Es primordial, aunque eso ocurre en todas las lenguas, ya que la cultura de un país y la preparación de la gente está en consonancia con la lectura. Un país que lee es más tolerante, está mejor preparado, y es más dado al diálogo. Hay que hacer sentir a la gente la necesidad de la lectura. Se han hecho cosas, pero no las suficientes.

–¿Considera que las instituciones también tendrían que ser más generosas en la concesión de ayudas económicas?
–El problema no es tanto la escasez de ayudas como su ordenamiento, porque dinero en la cultura sí que se gasta. Las subvenciones tendrían que ir destinadas a la infraestructura de las empresas, a hacerlas rentables, y no al libro.

M. C. v.