CASCO VIEJO

Portada

Un paseo por el 'corazón' de Bilbao

ALBERTO EGIA:
"Los pequeños, unidos, podemos plantar cara al fuerte"

Tiendas

Un centro histórico monumental

Un regalo de 700 años

Una navidad muy luminosa


PATROCINA


CASCO VIEJO

UN CENTRO HISTÓRICO MONUMENTAL

Durante el año 2000, Bilbao ha celebrado su 700 aniversario. Siete siglos de historia que aún perviven en las calles y plazas del Casco Viejo, donde el visitante puede contemplar la magia y el encanto de un centro histórico que conserva la tradición y los dictados de su padre fundador, don Diego López de Haro. Estrechas calles de piedra, vetustos puentes, ornamentales iglesias y una Catedral gótica, forman parte del patrimonio arquitectónico de la Villa.

Una Catedral legendaria

La Catedral de Santiago es la construcción más alta y más importante del Casco Viejo. Los trabajos para su levantamiento se iniciaron en 1379 y no finalizaron hasta bien entrado el siglo XV, momento en el que se consagró la edificación al apóstol Santiago. Este conjunto histórico arquitectónico requirió del esfuerzo de cientos de bilbaínos que de día trabajaban en la Catedral, y de noche reían y bebían en las tabernas del Casco antiguo.

La Catedral es de estilo gótico y, en su interior, destacan sus generosas bóvedas. Sin embargo, también se pueden admirar elementos arquitectónicos más recientes, como el ornamental pórtico o cimiterio, de estilo toscano, y proyectado por los maestros canteros Martín de Garita y Martín de Homar, y la fachada principal, que data del año 1885 y fue obra de Achúcarro.

> SUBIR


Puentes hacia la historia

El Bilbao antiguo y el denominado Ensanche de la ciudad se encuentran separados por la fuerza de la Ría del Nervión. A lo largo de la historia de la Villa, fueron fundamentales los puentes que comunicaban ambas márgenes de la urbe. Muchos fueron los puentes construidos, pero, en la actualidad, sobreviven los de San Antón (el primero que unió ambas orillas), el del Ayuntamiento y el de El Arenal. Otras construcciones, como el puente de Los Fueros o el de los Franciscanos, no aguantaron el paso de los años.

> SUBIR

San Nicolás, patrón de los marinos

Este templo fue construido en el siglo XVII y su nombre verdadero es el de Iglesia de San Nicolás de Bari, en honor al patrón de los navegantes. De estilo barroco, la edificación conserva dos hermosas torres gemelas y el característico escudo de Bilbao. En su interior, se conservan tallas del genial escultor Juan Pascual de Mena. En el plano histórico, esta iglesia fue elegida por las Juntas Generales de Vizcaya para firmar la Constitución de Cádiz de 1812.

> SUBIR

Una plaza para las grandes ocasiones

Construida durante la primera mitad del siglo XIX, la Plaza Nueva de Bilbao ha sido siempre un referente claro de la excelencia de la Villa. Utilizada como mercado, coso taurino y recinto público para ceremonias solemnes, la Plaza Nueva ha sido testigo de excepción de los sucesos más importantes de la reciente historia de la ciudad. La suntuosa edificación, de estilo neoclásico y que fue promovida por el rey Fernando VII, albergó hasta principios de siglo la Diputación Foral de Vizcaya.

> SUBIR