La Pedida de Mano

Traje de Novia

Traje de Novio

El Banquete | A la carta

Invitaciones

Fotos y Vídeo

Adornos Florales

Pequeños Detalles

Lista de Bodas

El Ajuar

Despedida de Soltero

Peluquería

Viaje de Novios



  


____________________


____________________



 




RESERVAR EL RESTAURANTE Y ELEGIR MENU  
 


Bodas a la carta
VANGUARDIA. Crece el número de parejas que se decantan por la ‘cocina
de autor’ para su banquete nupcial


MARÍA JOSÉ SÁNCHEZ

Después del traje de la novia, lo que más quebraderos de cabeza proporciona a la hora de preparar una boda es escoger el restaurante. La heterogeneidad de la lista de invitados obliga a complacer muchos gustos diferentes; se procura satisfacer en igual medida al primo 'pijo' de la capital que a la tía-abuela del pueblo. Por eso, determinar el menú no es tarea fácil.

La elección viene precedida de una peregrinación por decenas de establecimientos en busca de la propuesta perfecta. Cada vez es más habitual que la pareja busque un plus de distinción, algo diferente con lo que sorprender. A poder ser, lo nunca visto en otra boda. Tampoco es ajeno a ningún mortal el temor a errar en la decisión. Y es que no hay manera de comprobar si el restaurante seleccionado va a estar a la altura hasta el mismo día del evento. Aunque la mayoría da a probar el menú días antes del casamiento, a nadie se le escapa que no es lo mismo cocinar para una mesa de seis que para centenar y medio de comensales.

Y todo se complica más cuando los novios quieren salirse del camino por el que transita la mayoría. Lo mismo que hay novias atrevidas que optan por casarse de granate o azul cielo, a la hora de comer, hay parejas que huyen de lo clásico. Si nos topamos con las vanguardias en múltiples facetas de la vida, en los menús de boda no podía ser menos. La tendencia empuja a alejarse de las comidas exageradamente copiosas, las bandejas de langostinos cocidos a tutiplén y la tradicional tarta de nata. Y siempre hay cocineros dispuestos a asumir el reto. La duda que se despierta es la siguiente: ¿es posible trasladar la 'cocina de autor' a una boda?

Antes de opinar, hay que tener claro el término. Va más allá de colocar una ración pequeña en un plato grande. Fue en la década de los 70 cuando los críticos culinarios franceses Henri Gault y Christian Millau acuñaron el término Nouvelle Cuisine en una guía gastronómica. Este nombre denomina a una nueva forma de cocinar los productos basada en la creatividad y la imaginación, que respeta los sabores originales empleando salsas ligeras y mezcla productos de todos los rincones del mundo. La nueva cocina cuida mucho la presentación de los platos, una de las características que más delata esta disciplina. ¿Esta exigente corriente culinaria, la más innovadora del siglo XX, está reñida con dar de comer a 180 personas la vez?

Innovación culinaria El chef Eneko Atxa demuestra en su restaurante que es posible. A sus 28 años, se ha convertido en algo más que una joven promesa de los fogones vizcaínos. Es el responsable del Azurmendi, donde a diario pone en práctica la denominada tecno-cocina. «Aplicar las nuevas tecnologías para obtener mayor calidad», explica. Una combinación de método, disciplina de trabajo nuevas aplicaciones e imaginación. En su establecimiento, ubicado en las afueras de Bilbao, han llegado a dar bodas de 400 personas. Su apuesta ha sido trasladar los platos de la carta a los menús para enlaces. «Las propuestas de boda no tienen por qué ser menos suculentas. El cliente se debe sentir la persona más especial del mundo -apostilla Atxa-. Nosotros ofrecemos a diario cocina de calidad, trabajada y muy elaborada. La celebración de un día tan importante no puede ser menos». El Azurmendi ofrece una carta innovadora, «pero acordándonos siempre de la tradición ». «No hay que olvidar la identidad culinaria de la gastronomía vasca», puntualiza. Sus banquetes nupciales, como el resto de su oferta gastronómica, se basa en «aplicar una cocina minimalista, sin caer en estridencias, usando una vajilla especial, con los diseños siempre emplatados y olvidándonos de las bandejas». El objetivo: «Que no olvides que has estado en un sitio especial». Para Eneko Atxa, el resultado tiene que ser un plato «bello y técnicamente espectacular».


Desde el mallorquín Read's Hotel &Restaurant, que cuenta en su currículum con una 'estrella Michelín', aseguran que los platos de los menús de boda tienen la misma calidad que los de carta. «No se pierde en absoluto. Todo se elabora al momento y el resultado es impecable gracias a la buena coordinación entre cocina y servicio», cuenta Loli Mafé, encargada de banquetes del establecimiento. Hasta ahora, los novios preferían ir 'a tiro fijo'; es decir, incluir en el menú de su enlace lo que se supone gusta a la mayoría. Sin embargo, cada vez cala más la idea de que la repetición de las recetas exitosas conlleva el riesgo de quedarse anclado y superado por la cocina imaginativa. Rubén Fernández, director del Hotel Restaurante Relais & Chateaux San ROMÁN de Escalante, lo tiene claro. «Los menús clásicos, hoy en día, están obsoletos. Se estilan aperitivos y platos más sofisticados, de diseño. A la vista, son raciones más pequeñas, pero más elaboradas». Rubén reconoce que no es sencillo compaginar este tipo de propuestas con un evento dirigido a tantas personas. «Es cuestión de organización, de trabajar con un equipo muy numeroso, y procurar ponerle encanto y esmero a todo». Precisamente, el tamaño de las raciones y su presentación hace que muchos novios desprecien este tipo de menús.


Multiplicar la oferta


Una boda significa muchas cosas. Entre ellas, un negocio en expansión que está obligado a dar respuesta a una demanda cada vez más diversificada. Por eso, también la oferta de muchos locales está abierta atender los caprichos que van más allá de los gustos gatronómicos. Rubén Fernández, director del local cántabro, cree «que, si no te renuevas,mueres». Y, bajo esta premisa, en su local ha visto de casi todo. «Hemos montado un 'tablao' flamenco para unos bailarines, una pareja contrató unos mariachis, otros trajeron azafatas para atender a los invitados...», ilustra. Y es que todo parece poco para el que se supone será el día más feliz de una vida.

San Roman Escalante
Menú atrevido en un gran entorno

Restaurante Azurmendi
Innovar sobre raices vascas
Read Hotel & Restaurant
Una boda con dieta Mediterránea
Una apuesta clásica
El tradicional menú que no pasa de moda


 




| La Pedida de mano | El Banquete | Fotos y Video | Traje Novia | Traje NovioInvitaciones |
| Adornos florales | Pequeños Detalles | Música | Lista de Bodas |
| El Ajuar | Despedida de Soltera/o | Peluquería | Viaje de Novios |