Así fueron...

Volver a portada

Iggy Pop, Axl Rose, Turbonegro... estuvieron allí y así se comportaron

ISABEL IBÁÑEZ

Lo cuenta Alfonso Santiago:

Iggy Pop: Un gran tío, muy accesible. En 2003 llegó tres días antes para conocer la zona, los vinos.

Ray Davies: Agradable, hizo amigos y se empapó de la cultura juvenil. No va con el síndrome de 'soy mayor y tenéis que respetarme'.

The Cramps: Él tiene 61 años y en el escenario se desata, pero es un tío de familia, un coleccionista amante de los 50. Ella está mejor.

Axl Rose: Se quedó hasta las seis de fiesta y para él fue un gran concierto, quería recuperar el crédito, venía de Madrid con críticas malas. Hay músicos proclives a que los machaquen y él es de ellos.

Wilco: Muy buena gente, les tengo tengo mucho aprecio. Volverán.

QOTSA y The Dwarves: Fueron grandes conciertos, pero hay mal rollo. Homme (QOTSA) le pegó una paliza en un bar a Oliveri (Dwarves) y hay orden de alejamiento, no pueden estar a menos de 100 metros, aunque el año pasado se les vio cerca. Este año vuelven ambos con otras bandas.

Juliette Lewis: Gran actriz, intenta agradar. Se sacó mil fotos y tiene mucha pose y garra, lo que falta en muchas bandas femeninas.

Turbonegro: Tienen un humor complicado y no entienden que estás trabajando. Bromean, y como no respondas como quieren, te ponen las cosas difíciles.

Los Planetas: En Bilbao llegaron a las manos entre ellos. Es normal, entre músicos hay mucha tensión.

i.ibanez@diario-elcorreo.com

actuaciones por día


todos los grupos