Los angelinos Buckcherry triunfan en el Azkena con su rock quinqui
y procaz

Volver a portada

Liderados por el tatuado y rubiales vocalista Joshua Todd, los californianos pugnan por recuperar ahora el tiempo perdido tras un triunfo que los devoró sin piedad

 

Buckcherry surgieron como un rayo de la cantera de rock crápula angelino que parió a los Guns N' Roses y Mötley Crüe, ese vivero machista que, sobre ritmos acelerados y beneficiados por los estupefacientes, cantaba febril al sexo, el dinero y el éxito social mediante estribillos explícitamente canallas como «I love the cocaine» (Me encanta la cocaína). Buckcherry llegaron en 1999, triunfaron hasta vender muchísimos discos y desaparecieron devorados por su victoria devastadora. Entonces iban tan de rockeros como hoy. Tras sofocar tormentas, egos y adicciones, han vuelto con intención de quedarse con el cantante y líder Joshua Todd y el guitarrista Keith Nelson como únicos miembros originales de la primera época. Dos tíos, por cierto, que fueron presentados entre sí por su tatuador.

Buckcherry ejercían el viernes de cabeza de cartel del 5º Azkena Rock Festival y la peña se congregó ansiosa para gozar de su rollito canalla y desafiante. En formato quinteto, armados con dos guitarras locuaces, cortantes y sólidas, los angelinos salieron entre loor de la multitud, su 'frontman' Joshua saludó con un 'buenas noches' en castellano, preguntó en inglés si estábamos preparados para la fiesta y se puso a agitarse nervioso, dando cabezazos en el aire y cimbreando su cuerpo flacurrio mientras atronaba 'So far', la apertura de su último álbum, con los coros nananá y el empuje arrollador que siempre han perseguido los escandinavos Backyard Babies.

El primer disparo dio en la diana y la masa lo celebró poniendo los cuernos. Joshua inquirió en mejicano «¿qué pasó?» y, en el segundo tiro, el robusto 'Broken glass', superior a Guns N' Roses y con las hachas rebosando por las esquinas, el guaperas rubicundo, padre de dos criaturas y cantante de letras procaces de sexo, droga y sumisión, ya tenía el torso totalmente desnudo en pose de Tarzán. La cosa iba a toda mecha, un espectador juzgó '¿qué cañero!', otro le replicó que cuánto durarían, y un tercero barruntó que hora y cuarto.

Al tercer tema, en plan Aerosmith con más adrenalina, que es la descripción más acertada para Buckcherry, la tribu aplaudió menos porque ya estaba desfondada por culpa de semejante arranque. Sonaron temas sobre venganzas y arreglos fusilados sin rubor a los AC/DC de 'Thunder Road' en 'Out of line', cuando, tras espolearse a sí mismo, Joshua anunció una de amor, lanzó la balada 'Sorry', vía Bon Jovi, un lento de esos que ablandan a las chicas, y logró sus efectos: recuperar resuello entre tanto desenfreno y ampliar público. «¿Qué bonito es el amor!», gritó un espectador con ironía.

Locura extrema

La escandalosa e intraducible 'Crazy bitch' palpitó con funk a lo Spin Doctors, mientras Joshua manejaba a la afición como si fuese un soulman. 'Next 2 you' fue funk híbrido entre los Black Crowes y Led Zeppelin, hubo más guiños a AC/DC con Joshua exigiendo palmas, punk-pop a lo Green Day, la locura se extremó con el 'Dead again' de su debut, y el frenó en el segundo respiro de la cita, la balada 'For the movies'.

Y, tras otra descarada inspiración en AC/DC sobre «chicas con el culo gordo», llegó el momento culminante y esperado. El niño malo Joshua preguntó «¿cuál queréis oír?» y la gente respondió 'I love the cocaine' refiriéndose al estribillo de 'Lite up', la apertura del debut que le hizo estrella fugaz. Todo el mundo se puso a saltar y a cantar coros mientras confesaba Joshua «a los 16 años me gustaba la cocaína porque podía seguir bebiendo ». Pero arrepentidos los quiere Dios y Joshua, cual Ana Karenina del 'sleaze rock' angelino, se puso a gritar: «¿Veis la luz? Que el Señor tenga piedad de vuestra almas». Amén.

El bis, atacado sin solución de continuidad, fue 'Freak Out'. Joshua soltó «gracias amigos» en castellano y terminó una sesión de R&R quinqui de 70 minutos con sólo dos lentos para tomar aire.

actuaciones por día


todos los grupos