Con el culo al aire

Volver a portada

Iggy Pop y los Stooges ofrecieron la mejor actuación en el primer día del Azkena Rock Festival y los fans terminaron besando al líder de la banda

 

Hace tres años, también en el Azkena Rock Festival, la expectación fue mucho más emocionante y el ambiente más cortante porque se suponía que los Stooges se juntarían fugazmente para resucitar con aura legendaria la fisión de alta energía que provocaron en los años sesenta. Al final no ha sido así y tres veces hemos tenido la oportunidad de verles en el País Vasco en las últimas temporadas, las dos mejores en Vitoria y la menos impactante en fiestas de Bilbao del año pasado, donde el público no era de pago, lo cual siempre cuenta.

A pesar de todo, la peña se mostraba tensa en la campa de Mendizabala, y a la hora clavada irrumpieron en el gigantesco tablado los Stooges, con Iggy apareciendo en último lugar para azuzar a las fieras mientras espetaba el rock reptante 'Loose'.

Iggy Pop, con torso desnudo y venoso, venciéndose de lado a lado por su cojera con los años cada vez más pronunciada, atacó el blues 'Down on the Street' mientras llegaban vaharadas de hachís y La Iguana escalaba a un bafle para frotarse exhibicionista.

A la tercera, '1969', se presentó, dijo que eran los 'fucking Stooges', nos tildó de 'motherfuckers' y volaron los katxis mojándole incluso a él, pero se montó de verdad a la cuarta, 'I Wanna Be Your Dog', conocida en España por la adaptación 'Me gusta ser una zorra' de Las Vulpes bilbainas.

Crestas, rastas, melenas

Tiene 59 años cumplidos La Iguana, que creó en Vitoria un caos apoteósico, con más cerveza volando, brazos en alto y coros globales.«¿Auh!» gritó y cantó 'TV Eye' mientras saludada renqueante a la cámara. Jaleó en castellano «vascosss», a la derecha replicaron «si somos andalusianos» y a la derecha certificaron «sí, vascos de Getafe», y entonó un 'Dirt' con momentos de soulman rasgado y la guitarra de Ron Asheton echando chispas.

En 'Real Cool Time' volvió a azuzar al gentío mientras por el pantalón ya asomaba la raja de su culo e invitó a invadir el escenario a los fans. Crestas, rastas, melenas y Manu El Gallego con bermudas -éste es el líder de Porco Bravo, uno de los grupos vascos deudores de los Stooges-, escalaron y le abrazaron sorteando los malos modos de un guardaespaldas con camisa de llamas.

Se había montado un fiestón de verdad y en 'No Fun' los fans le besaban adorándole. Se desalojó el tablado, pidió un trago, bebió agua, presentó a la banda y atacó '1970' con saxofón. En 'Little Electric Chair' bajó otra vez al foso para dar la mano a los fans protegido por seguratas que, según las pantallas, parecían sobarle. Repitió 'I Wanna Be Your Dog' con saxo y el pantalón totalmente caído, y se largó. En el primer bis cayó 'Not Right', funk a lo MC5, y en el segundo 'Death Rock Star', escuela de rock a lo David Bowie.

Nada más acabar el encuentro, asimilamos que Iggy y los Stooges fueron lo mejor la primera jornada del quinto Azkena Rock Festival, que lo abrieron los fumetas giputxis Sharon Stoner antes de ceder el testigo a Guarro, combo londinense con un líder de madre santurtziarra y un palo no tan flamenco como se anunciaba.

Los Young Fresh Fellows de Seattle hollaron la primera cota con power-pop atronador y dicharachero adornado con blues marcado y rockabilly asesino para el clásico 'Got My Mojo Working'.

Cabeza de cartel encubierta resultaron los británicos Waterboys de Mike Scott, que salieron en trío: piano melodramático, violín transportador y la guitarra de un líder que cantó con sentimiento contagioso soul céltico épico ('Sweet Thing', de Van Morrison), folk como haría Springsteen y otros éxitos propios tipo 'The Hole of the Moon'. Seguidamente la gran decepción de la jornada la sirvieron unos poco conjuntados Green On Red, combo señero del Nuevo Rock Americano de los 80 que imitó demasiado a Neil Young.

actuaciones por día


todos los grupos