El Correo Digital - Periódico de Bilbao y Vitoria, Noticias y Servicios: Empleo, Ocio y el tiempo en Bilbao
 
Lunes, 29 de octubre de 2007
Registro
Portada
Crónicas
Audios
Fotografías
Ruta ascenso
Foro
Nanga Parbat
Crónicas de 1.JUNIO           12 13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30      
2.JULIO                     1 2 3
4 5 6 7 8 10 11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

DÍA 41
Desde el Nanga Parbat



Fernando F.J. Pérez
Enviado Especial.

Pasaban renuncia al Broad Peak
La alpinista tolosarra da por acabada la temporada himalayista «porque la exigencia del Nanga ha sido muy alta»

EN LA CUMBRE. Edurne Pasaban posa para la cámara sobre la cima del Nanga Parbat. / 'AL FILO'
· La expedición se despide del Nanga Parbat

«No hay un sólo motivo, es un conjunto de ellos los que me han llevado a dejar el Broad Peak para otro momento». Edurne Pasaban desvelaba ayer lo que se rumiaba en el campo base incluso desde antes de que hiciese cumbre, hace tres días. La larga duración de la expedición, el gran esfuerzo -físico y mental- que ha exigido el Nanga Parbat, la previsión meteorológica, que ofrece una gran incertidumbre sobre el tiempo que va a hacer en las próximas semanas en el Karakorum....

Todos estos motivos, y alguno más, han llevado a la tolosarra a dar por terminada su campaña de los 'ochomiles' por este año, y con un balance más que positivo. «Creo que puedo estar más que satisfecha. Menos de un año después de sufrir las amputaciones de los dedos por lo del K2 he ascendido otro 'ochomil' y, lo que es aún más importante, los pies han respondido perfectamente», explicaba ayer Edurne. Lejos de mostrarse preocupada, la decisión final parecía haberle quitado un peso de encima.

Por si fuera poco, este año el Broad Peak, y en general todas las montañas del Karakorum, se están mostrando muy esquivas, han tenido poquísimas ascensiones y concretamente el Broad Peak aún no ha sido hollado por ningún alpinista. A lo más alto que han llegado ha sido a la antecima. «Por si tenía pocos motivos para tomarme las cosas con tranquilidad creo que esta circunstancia es el remate. Mi idea era realizar una ascensión muy rápida y ligera aprovechando la aclimatación del Nanga, pero si la montaña está en muy malas condiciones y la ruta ni tan siquiera está abierta hasta la cima no merece la pena que vaya», remataba la 'ochomilista' guipuzcoana

En cuanto a próximos proyectos himalayistas, Edurne aplica la filosofía que le ha caracterizado hasta ahora. Ir paso a paso. Por eso, de momento no se ha planteado cuál será su próximo 'ochomil' ni cuando. «No me gusta hacer planes a largo plazo. Ahora estoy aquí, en el Nanga, preparando los bidones para la marcha y disfrutando de la cumbre y para mí es ahora lo importante. Ya tendré tiempo de pensar que voy a hacer el año que viene», explicaba.

Sin embargo, tampoco va a estar parada. En los próximos días llegará a Islamabad, pero no retornará a casa con el resto de la expedición. Allí esperará a su compañero, Oriol Rivas, que también está escalando en el Karakorum, y entre agosto y septiembre emprenderán una nueva aventura: recorrer en bicicleta más de mil quinientos kilómetros entre Ulam Bator y Pekín, capitales de Mongolia y China. «Era algo que quería hacer desde hace tiempo. Algo distinto a los 'ochomiles' y como también me ilusionaba hacer algún proyecto con bicicleta esta idea nos pareció muy bonita».

Mientras tanto, ayer se conocieron más detalles de la ascensión de la austriaca Gerlinde Kalterbrunner al G-II y éstos no hacen más que confirmar, frente a la tranquilidad de Edurne, que Gerlinde sí que está empeñada en la carrera de los 'ochomiles'. Ella estaba ya en los campos de altura de la montaña, junto con otros expediciones, cuando llegó la noticia de un cambio inminente de tiempo. Mientras los demás alpinistas daban media vuelta y descendían hacia el campo base, ella decidió jugárselo todo a una carta y partió en solitario hacia la cumbre desde 7.100 metros de altura. Tras trece horas de ascensión con muy mal tiempo, hollaba su octavo 'ochomil'.

Y con esos ocho 'ochomiles' continuarán vasca y austriaca por lo menos hasta el año que viene, ya que Gerlinde también ha renunciado a escalar el Broad Peak -los motivos son prácticamente los mismos que los de la tolosarra- y, al igual que Edurne, tampoco tiene, en principio planes para este otoño en el Himalaya tras haber ascendido este año el Shisha Pangma y el G-II y haber intentado el Everest.

Galería de fotografías
La ruta de ascenso GRÁFICO
El equipo de Edurne GRÁFICO
La expedición
Josu Bereziartu Marianne Chapuisat
Ester Sabadell Iván Vallejo
La expedición de Edurne Pasaban la completan Josu Bereziartu, Marianne
Chapuisat, Ester Sabadell e Iván Vallejo.