El Correo Digital - Periódico de Bilbao y Vitoria, Noticias y Servicios: Empleo, Ocio y el tiempo en Bilbao
 
Lunes, 29 de octubre de 2007
Registro
Portada
Crónicas
Audios
Fotografías
Ruta ascenso
Foro
Nanga Parbat
Crónicas de 1.JUNIO           12 13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30      
2.JULIO                     1 2 3
4 5 6 7 8 10 11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

DÍA 27
Desde el Campo Base



Fernando F.J. Pérez
Enviado Especial.

El mal tiempo afecta a la moral
Un inesperado día de lluvia evidencia el cansancio mental de los alpinistas que esperan en la base

Imagen del campamento base. / F. J. PÉREZ.
· Un ataque al corazón afecta al campo base

Todo estaba preparado. Los planos plegados, las mochilas hechas, las botas lustradas y los crampones afilados. Pero falló lo más previsible, la climatología. Ayer, el día elegido para templar armas, para mirar de frente a la montaña y escrutar cada uno de sus recodos, se convirtió en el día más gris de las tres semanas que lleva en el campo base del Nanga Parbat la expedición de 'Al Filo'. Una jornada que puso a prueba los nervios de los alpinistas. Y demostró que empieza a pesar la espera.

¿Que sucedió para que el encefalograma de las seis expediciones que siguen en el CB del Nanga Parbat fue ayer prácticamente plano? Pues algo tan sencillo y lógico en estas latitudes como que llovió. Eso sí, amaneció y oscureció de la misma forma, lloviendo.

Y si es tan previsible este tiempo aquí ¿por qué les afectó tanto ayer a los escaladores? El problema es la incertidumbre. Los escaladores habían asumido ya el cambio de tiempo, habían cerrado ya todos los planes para el primer ataque en masa a la cumbre. Y un día como el de ayer supuso el mayor jarro de agua fría posible. No ya por el hecho en sí de una jornada de mal tiempo, sino por las dudas que levanta sobre la climatología para los próximos días.

Mes y medio en la base

Y eso, cuando acumulas casi mes y medio de estancia en el campo base y ves que el plazo del permiso de ascensión a la montaña está cada vez más cercano, como es el caso de alguno de los expedicionarios internacionales o del grupo aragonés, pone nervioso al más templado de los humanos.

«Después de haber estado casi dos meses en primavera en un ochomil como el Dhaulagiri, como ha sido mi caso, castigados por el frío y la nieve, donde acabas machacado anímicamente, es duro venir en verano a otro 'ochomil' y encontrarte en situación parecida. No tan duro porque no hace tanto frío, pero mentalmente de nuevo supone una prueba muy dura», explicaba ayer Iván Vallejo. «Es un desgaste más fuerte que el físico», concluyó.

La incertidumbre surgida con el tiempo tras el día de ayer ha forzado ha dejar en suspenso todos los planes previstos, que incluía la partida hoy, con la idea de hacer cumbre entre el lunes y el martes, del grueso de la expedición aragonesa, de la asturiana y de la japonesa. «La verdad es que ya no sabemos lo que pensar», explicaba Carlos Pauner.


Galería de fotografías
La ruta de ascenso GRÁFICO
El equipo de Edurne GRÁFICO
La expedición
Josu Bereziartu Marianne Chapuisat
Ester Sabadell Iván Vallejo
La expedición de Edurne Pasaban la completan Josu Bereziartu, Marianne
Chapuisat, Ester Sabadell e Iván Vallejo.