El Correo Digital - Periódico de Bilbao y Vitoria, Noticias y Servicios: Empleo, Ocio y el tiempo en Bilbao
 
Lunes, 29 de octubre de 2007
Registro
Portada
Crónicas
Audios
Fotografías
Ruta ascenso
Foro
Nanga Parbat
Crónicas de 1.JUNIO           12 13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30      
2.JULIO                     1 2 3
4 5 6 7 8 10 11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

DÍA 19
Desde el Campo Base



Fernando F.J. Pérez
Enviado Especial.

El campo base, una pequeña ONU a 4.000 metros
Siete expediciones, con predominio español, conviven estos días a los pies del Nanga Parbat

NO ESTÁN SOLOS. El grupo de Pasaban comparte campo base con otras seis expediciones. / F. J. P.
· Test psicológicos en el campo II
· El checo Radek Jaros, tercera cumbre

Las campas del campo base del Nanga Parbat se encuentran este año más pobladas que nunca, al menos en su vertiente Diamir. Habría que remontarse al año 1997 para encontrar siete expediciones acampadas junto al glaciar Diamir. Y si se cuenta las otras tres que están en la vertiente Rupal, este año el Nanga Parbat bate récords de presencia en sus faldas.

Japoneses, suizos, checos, georgianos, franceses, colombianos, italianos, ecuatorianos, españoles, paquistaníes... El CB es una pequeña ONU en la que el tema de debate es la montaña y el idioma, una especie de inglés macarrónico y camaleónico pero universal. A partir de ahí, cada grupo no hace más que trasladar a 4.100 metros, en un remoto paraje de Pakistán y bajo una de las montañas más grandes del mundo, la idiosincrasia de cada país de origen.

Los japoneses, por ejemplo, viven en un mundo aparte. Sólo se han relacionado con el resto de las expediciones en las reuniones para acordar la equipación de la montaña. Si es que a eso se le puede llamar relacionarse: llegan, saludan, se sientan y toman nota. Asienten a todo, ponen a disposición de quien haga falta sus miles de metros de cuerda, las suben a donde haga falta y sólo ponen una condición: ellos no equipan. Luego se levantan, se despiden y se marchan. Sus campos de altura son un dechado de orden y organización y el base, una traslación de una casa tradicional japonesa. Se descalzan para entrar -haga el tiempo que haga- y comen en el suelo. Sólo comida japonesa.

Luego están los checos, austeros y rudos, dispuestos a acabar con todo el alcohol del CB o a cambiarlo por el que ellos traen. Su precariedad de medios es directamente proporcional a su dureza en la montaña. En el caso de la pequeña expedición suiza, muestra más el carácter de su líder, el sobrio y veterano guía André Georges, que el suizo, aunque quizá no se diferencien tanto. Entre lo poco comunicativo de Georges, un guía a la vieja usanza y el desconocimiento del inglés del Laurent Gillioz, un joven leñador de un remoto pueblo suizo, la relación con el resto de expediciones se ha limitado prácticamente a Arianne Chapuisat, la suiza de 'Al Filo'.

Tres españolas

Los últimos en llegar, hace apenas un par de días, han sido los franceses, una expedición comercial con todos los aditamentos de estos grupos: medios casi ilimitados -cuatro porteadores para seis 'members'- y escasa propensión al contacto con el resto del campo base. Y así se llega a la masiva representación española. Casi la mitad de las expediciones -tres de siete- y mayoría en cuanto alpinistas: 28 de los 41 alpinistas que buscan la cumbre. La más atípica es la de 'Al Filo' que dirige Edurne Pasaban, ya que incluye un miembro suizo, otro ecuatoriano y otro italiano.

Todo ello hace que sea el centro neurálgico del CB. Su tienda comedor tiene casi todos los días algún invitado y su comida, de fuertes orígenes vascos, ya es conocida en todo el campamento. Aunque los asturianos se han empeñado en no quedarse a la zaga y en cuanto pudieron exhibieron sus productos típicos acompañados de vino de la Rioja en una multitudinaria degustación. Liderados por Jorge Egocheaga, sus siete miembros son una amplia representación de la comarcas asturianas y de dos generaciones de montañeros de la Comunidad.

Pero si hay una expedición heterogénea ésa es la aragonesa que lidera Carlos Pauner. Nada menos que con quince miembros en sus filas, si todo el CB es una pequeña ONU, este grupo es un inmejorable reflejo de la actual España de las autonomías. Tiene aragoneses, por supuesto, navarros, asturianos, catalanes, castellanos, canarios, leoneses, vascos...

 


Galería de fotografías
La ruta de ascenso GRÁFICO
El equipo de Edurne GRÁFICO
La expedición
Josu Bereziartu Marianne Chapuisat
Ester Sabadell Iván Vallejo
La expedición de Edurne Pasaban la completan Josu Bereziartu, Marianne
Chapuisat, Ester Sabadell e Iván Vallejo.