El Correo Digital - Periódico de Bilbao y Vitoria, Noticias y Servicios: Empleo, Ocio y el tiempo en Bilbao
 
Lunes, 29 de octubre de 2007
Registro
Portada
Crónicas
Audios
Fotografías
Ruta ascenso
Foro
Nanga Parbat
Crónicas de 1.JUNIO           12 13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30      
2.JULIO                     1 2 3
4 5 6 7 8 10 11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

DÍA 18
Desde el Campo Base



Fernando F.J. Pérez
Enviado Especial.

Final feliz para la odisea suiza en el Nanga
Los tres escaladores llegaron ayer al campo base tras su vivac al raso durante el descenso de la cima

ABAJO. De izqda. a dcha., el porteador Alí Razá, y los suizos Laurent Gillioz y André Georges. / F. J. PÉREZ'.
· Las tres mochilas de Alí
· Iván Vallejo alcanza el campo III

A las siete de la mañana, el walkie del campo base ponía en pie a los pocos que todavía no lo estaban.

-«A ver, Marianne [Chapuisat], a ver Marianne, ¿me escuchas?»

-«Sí, Iván. Cuentanos. Esperamos las noticias».

-«Los suizos están aquí. Cansados y con el reflejo en el rostro de la noche que han pasado, pero yo les veo bastante bien».

Las miradas se cruzaron cómplices. La compañera de André Georges, Rosula, no había vuelto a hablar con él desde la noche anterior. Y aún tendría que esperar un poco más. Quien se puso al walkie fue Laurent Gillioz, 26 años, leñador en los bosques suizos y que en el Nanga ha logrado su primer 'ochomil'.

-«Estamos bien. Vamos a hidratarnos un poco aquí, en el C-II, y luego seguimos bajando. De camino tenemos que desmontar la tienda" (que habían instalado en la base del muro Kinshofer).

La voz sonaba con la frialdad y el rigor suizo del alpinista que aún tiene trabajo que hacer, no la de un hombre que ha pasado la noche al raso, a 6.800 metros de altitud tras 24 horas andando para ascender y descender del Nanga Parbat. Tras una pequeña discusión, Rosula, consiguió convencerles para que se olvidaran de la tienda y bajasen lo antes posible. Seis horas después, la odisea concluía con su llegada al campo base. El reencuentro entre Rosula y André Georges quedó para la intimidad del glaciar, hasta donde se acercó para recibirles.

Noche en vela

Ellos lo habían pasado mal allí arriba, pero ella había sufrido lo indecible en la soledad y la incertidumbre del campamento, sólo rodeada de porteadores. Hasta que Marianne Chapuisat, la miembro suiza de la expedición de 'Al Filo' la rescató de su soledad, y la adoptó en la carpa de la expedición española. Cuando la noche se echó sobre la montaña y la situación de los suizos pasó de difícil a preocupante, sobre todo al constatar la inexistencia de tienda alguna en el campo III, el calor del grupo de Edurne Pasaban, y sobre todo de su compatriota Marianne, le ayudó a pasar su noche más larga.

Sólo fue interrumpida por una llamada, no prevista, de walkie a las cuatro de la mañana. Era el ecuatoriano Iván Vallejo desde el campo II: «Acaba de llegar el porteador de los suizos. El infiernillo que llevaban no les ha funcionado arriba y en cuanto ha podido se ha bajado. Me ha dicho que ellos siguen arriba, están bien y en cuanto empiece a clarear bajan».

Alí Razá prefirió asumir el riesgo de descender del C-III al C-II en medio de la oscuridad que el de unas congelaciones por pasar la noche al raso que hubieran cortado de raíz sus posibilidades de seguir trabajando en la montaña. Eso sí, esperó a que a las dos de la madrugada saliese la luna menguante sobre el Nanga Parbat para que sus sombras le guiasen por la huella de regreso.

Ya en el campo base, el relato de André y Laurent sonaba absolutamente habitual, como si vinieran de pasar una jornada de escalada con un cliente en el Cervino. Georges explicó su decisión de darse media vuelta ante los problemas gástricos que tenía y el temor a retrasar al grupo y Gillioz, su desmoralización ante ese hecho, suplida por el ímpetu de Alí Razá, sin duda el gran artífice de la cumbre.

Los suizos aportaron valiosa información al resto de expediciones sobre el estado de la ruta. Y no hicieron más que confirmar lo que que desde el campo base se suponía, que «la montaña aún está muy cargada de nieve en su parte más alta».

 


Galería de fotografías
La ruta de ascenso GRÁFICO
El equipo de Edurne GRÁFICO
La expedición
Josu Bereziartu Marianne Chapuisat
Ester Sabadell Iván Vallejo
La expedición de Edurne Pasaban la completan Josu Bereziartu, Marianne
Chapuisat, Ester Sabadell e Iván Vallejo.