El Correo Digital - Periódico de Bilbao y Vitoria, Noticias y Servicios: Empleo, Ocio y el tiempo en Bilbao
 
Lunes, 29 de octubre de 2007
Registro
Portada
Crónicas
Audios
Fotografías
Ruta ascenso
Foro
Nanga Parbat
Crónicas de 1.JUNIO           12 13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30      
2.JULIO                     1 2 3
4 5 6 7 8 10 11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

DÍA 16
Desde el Campo Base



Fernando F.J. Pérez
Enviado Especial.

Ocho horas para subir al
campo II

Edurne Pasaban y sus compañeros están instalados ya en sus tiendas a 6.000 metros de altura

SALIDA. El grupo, antes de partir desde el campo base camino de los 6.000 metros de altura. / F. J. Pérez'.
· La dura vida en altura

El Nanga Parbat comienza a mostrarse en toda su magnitud. Edurne Pasaban, que anteanoche durmió en el campo I (4.800 metros) con el resto de compañeros, tardó casi ocho horas en alcanzar el campo II a 6.000 metros de altura. Partieron de madrugada, a las 3.30 (tres horas menos en España) con el fin de aprovechar las buenas condiciones de la nieve y no alcanzaron el C-II hasta las once y veinte de la mañana, momento en el que contactó con el campo base para anunciar su llegada, junto con la suiza Marianne Chapuisat.

Aún con el cansancio reflejado en su voz, Edurne relató que Ester Sabadell y Josu Bereziartu «aún no han llegado, están en el muro Kinshofer y no creo que tarden -alcanzaron el C-II media hora más tarde-, mientras que Silvio ha llegado a las ocho y le ha costado dos horas hacer una plataforma para la primera tienda. Ahora nos falta la de la segunda», explicaba.

Finalmente, esa segunda tienda quedaba sin montar ya que en cuanto se pusieron a picar la plataforma encontraron hielo vivo. Así que optaron por utilizar una tienda de los japoneses y hoy buscarán un nuevo emplazamiento para su segunda tienda. «Estamos muy cansados como para ponernos a buscar ahora otro sitio, así que mañana por la mañana buscaremos un nuevo emplazamiento», indicaba en un comunicación posterior la alpinista tolosarra.

La dureza de la ruta y, sobre todo, del muro Kinshofer -cien metros de pared casi vertical justo bajo el campo II-, que les llevó dos de las ocho horas de ascensión, quedaba reflejada en sus palabras. «La verdad, yo nunca había visto una cosa tan dura como el muro. No sé si es que íbamos muy cargados o es que nos falta algo de aclimatación todavía pero ha sido durísimo», relataba la tolosarra, que acumula siete 'ochomiles', incluido el K2 el año pasado.

Incluso a Ester Sabadell, para la que supone su retorno serio a los 'ochomiles' tras el grave accidente que tuvo hace dos años en Guadalupe, donde se rompió la cadera y un brazo y del que tardó un año en recuperarse, Josu Bereziartu le tuvo que cargar la mochila en los metros finales. «Hemos llegado muy, muy cansados, muy jodidos», explicaba gráficamente desde el C-II el de Azpeitia, cuya labor principal en esta expedición es la de apoyo y filmación del equipo femenino.

Por encima del campo II también hubo ayer actividad de otras expediciones. El asturiano Jorge Egocheaga y el asturiano Carlos Pauner equiparon cerca de cuatrocientos metros de cuerda -justo hasta debajo de una gran placa de hielo que incluso de divisa desde el campo base- hasta casi los 6.500 metros de altitud. Mañana continuarán el trabajo Iván Vallejo y Hassan, de 'Al Filo', Nacho Orviz y Ricardo Valencia, del grupo aragonés, y Bernabé Aguirre, de los asturianos.

Se rompe el hielo

Este grupo, que ha partido esta madrugada, sobre las tres de la mañana, tendrá otra misión: reequipar el glaciar de Diamir. Con el paso de los días y el fuerte calor que está haciendo la masa de hielo se está rompiendo a mucha velocidad y está plagado de nuevas grietas en las que es necesario poner cuerdas para evitar una desgracia. Buena muestra de esta necesidad es el doble susto que tuvieron ayer, cuando descendían desde el C-II Carlos Pauner y la Sandrine de Choudens. Ambos cayeron en sendas grietas, aunque, por suerte, el incidente no pasó de un susto para la francesa, que quedó tapada de medio cuerpo para abajo, y unos ligeros rasguños en un brazo para el aragonés.

Mientras tanto, las expediciones checa y suiza aprietan el acelerador. Integradas por equipos muy ligeros de dos personas y trabajando casi en estilo alpino, han tomado la avanzadilla y ya miran hacia la cumbre. Los suizos, encabezados por André Georges, subieron ayer hasta el campo III (6.800 m.) y anunciaron que hoy van a hacer un primer intento de cumbre. Los checos descendieron ayer del C-III al C-II y hoy volverán a subir con la intención de instalar el C-IV, ultimo campo y que se suele situar a 7.300 metros.

 


Galería de fotografías
La ruta de ascenso GRÁFICO
El equipo de Edurne GRÁFICO
La expedición
Josu Bereziartu Marianne Chapuisat
Ester Sabadell Iván Vallejo
La expedición de Edurne Pasaban la completan Josu Bereziartu, Marianne
Chapuisat, Ester Sabadell e Iván Vallejo.