El Correo Digital - Periódico de Bilbao y Vitoria, Noticias y Servicios: Empleo, Ocio y el tiempo en Bilbao
 
Lunes, 29 de octubre de 2007
Registro
Portada
Crónicas
Audios
Fotografías
Ruta ascenso
Foro
Nanga Parbat
Crónicas de 1.JUNIO           12 13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30      
2.JULIO                     1 2 3
4 5 6 7 8 10 11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

DÍA 11
Desde el Campo Base



Fernando F.J. Pérez
Enviado Especial.

Por el camino menos difícil
La ruta Kinshofer, elegida por la expedición de Pasaban para hacer cumbre, no se subió hasta 1962 y es la más fácil del Nanga Parbat

Edurne, ayer en el campo base. / FERNANDO J. PÉREZ.
· Instalan el campo I con el primer depósito de material
LAS RUTAS DEL NANGA

1. Rakhiot (arista este) 1953 3

2. Kinshofer (Diamir) 1962 195

3. Rupal (espolón central) 1970 4

4. Schell (arista SSO Rupal) 1976 18

5. Messner (vert. O Diamir) 1978 1

6. Polaca (espolón SE Bazhin) 1985 4

7. Japonesa (esp. NO Rakhiot) 1995 3

 

El aislamiento del Nanga Parbat es algo más que un mito. Es una realidad que le convierte en el 'ochomil' con los mayores desniveles. Por cualquiera de sus cuatro vertientes (Rupal, Diamir, Rakhiot y Bazhin), ofrece desniveles de más de cuatro mil metros. La Rupal, con sus 4.500 metros, está considerada la mayor pared de la tierra.

Esto convierte a 'La Montaña Desnuda' en uno de esos 'ochomiles' sin ninguna vía de acceso 'fácil' para llegar a la cumbre. La que se ha convertido en ruta 'normal', la denominada Kinshofer, es sólo la menos difícil. Es más, esta ruta es, junto con la del Gasherbrum I, la única de los 'ochomiles' que se ha convertido en la habitual sin ser la primera por la que se ascendió la montaña.

La primera (1953) recorrió la vertiente Rakhiot. Fue la mítica ascensión en solitario de Hermann Buhl. Luego hubo que esperar nueve años para asistir a la segunda, ya sí, por la vertiente Diamir. La culpa de ello, y de al menos la mitad de las vías abiertas que tiene el Nanga Parbat, es culpa de un controvertido personaje, el doctor Karl Herrligkoffer, jefe de casi todas las expediciones que acosaron la montaña en tres décadas, entre los cincuenta y los setenta. Obsesionado con ella, quiso conquistarla por todas sus vertientes, así que tras la ascensión inaugural por la Rakhiot se decidió por la Diamir.

En 1961 reúne un equipo de lujo, de los mejores escaladores alemanes del momento, Toni Kinshofer, Andelt Mannhardt y Siegi Löw -protagonistas de la primera invernal a la Norte del Eiger ese año-. El primero adivina una ruta factible ligeramente a la izquierda de la vertical de la cumbre, relativamente directa y a salvo de las avalanchas. Sólo el mal tiempo les impide llegar a la cima. Se retiran a 7.100 metros cuando ya habían superado la mayor dificultad técnica de la vía, una pared de diedros casi vertical de unos cien metros de alto justo por encima de la cota seis mil. Kinshofer llevó el peso de su apertura, por lo recibió su nombre, que se extendió a toda la ruta.

Al año siguiente, el 22 de junio vuelven para completarla un equipo de cinco hombres. Dos de ellos sucumben al agotamiento y se dan la vuelta. Quedan Kinshofer, Mannhardt y Löw, que llegan a la cima a las cinco de la tarde. Allí ven el hito logrado por Buhl nueve años antes. Son los segundos humanos en pisarla. Pero es muy tarde y se ven obligados a vivaquear sólo setenta metros por debajo de ella, lo que les deja congelaciones a los tres. A la mañana siguiente reanudan el descenso desencordados y Löw, muy debilitado, sufre una caída de casi doscientos metros que le deja malherido. Mientras Andelt va a buscar ayuda, Toni se queda con él hasta que muere. Kinshofer realizó un épico descenso que duró dos días.

Pese a la odisea, todos reconocen esta ruta como la más segura y una de las más directas del Nanga Parbat, por lo que se convierte en la 'normal'. Salvo Herrligkoffer que continuaría abriendo otras vertientes de la montaña hasta 1982, el grueso de las expediciones que desde entonces se han marcado como objetivo esta cumbre lo han hecho por esta vía. De las 228 ascensiones, 195 son por la Kinshofer. Y desde 1995, todas las personas que han hecho cumbre (más de cien) han subido por ella, salvo honrosas excepciones, como la variante abierta por el francés Lafaille en 2003 a la izquierda de la pared y que se une con la Kinshofer por encima del campo tres.

Galería de fotografías
La ruta de ascenso GRÁFICO
El equipo de Edurne GRÁFICO
La expedición
Josu Bereziartu Marianne Chapuisat
Ester Sabadell Iván Vallejo
La expedición de Edurne Pasaban la completan Josu Bereziartu, Marianne
Chapuisat, Ester Sabadell e Iván Vallejo.