El Correo Digital - Periódico de Bilbao y Vitoria, Noticias y Servicios: Empleo, Ocio y el tiempo en Bilbao
 
Lunes, 29 de octubre de 2007
Registro
Portada
Crónicas
Audios
Fotografías
Ruta ascenso
Foro
Nanga Parbat
Crónicas de 1.JUNIO           12 13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30      
2.JULIO                     1 2 3
4 5 6 7 8 10 11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

DÍA 9
Desde el Campo Base



Fernando F.J. Pérez
Enviado Especial.

El mal tiempo impide la evacuación de Rakel Pérez
Las nubes no permitieron que el helicóptero llegara al campo base, donde nevó todo el día

BUEN HUMOR. Rakel Pérez recuperó ayer la sonrisa y confía en ser evacuada hoy. / F. J. PÉREZ
· El grupo se arma de paciencia
· «El accidente ha sido una ruleta rusa», dice Barbier

Definitivamente, el Nanga Parbat la ha tomado con la donostiarra Rakel Pérez, herida el sábado en el campo I al golpearle un bloque de hielo en la cadera. La evacuación en helicóptero prevista para ayer no se pudo realizar por culpa del mal tiempo. Las nubes cerraron el valle más pronto de lo habitual y la aeronave no pudo subir hasta el campo base, a 4.100 metros, ni a primera hora de la mañana, cuando el tiempo era más estable. Y con su estado, la evacuación por tierra ni se plantea.

«Parece que nos tiene ganas», explicaba ayer Javier Huarte, miembro de la expedición y que el sábado compartía tienda con Willy Barbier y Rakel Pérez en el momento del accidente. «Llevamos 17 días aquí y ni uno de ellos ha dejado de nevar. Hasta ahora caía por las tardes, pero es que hoy desde la mañana el día ha salido con nubes».

El plazo límite que le habían dado a Willy desde la agencia para que el helicóptero arribase al campo base eran las once de la mañana. Un cuarto de hora antes aún le aseguraron que el helicóptero, que salía desde Skardú, estaba intentando volar. Incluso por la tarde llegó a despegar de nuevo la aeronave. Pero fue inútil. El plan era trasladarla vía Gilgit hasta Islamabad, donde sería ingresada en un hospital para realizarle unas radiografías y ver el alcance real de la lesión en la cadera. A partir de ahí, el objetivo es trasladarla cuanto antes a España para recibir tratamiento o, si fuera necesario, intervenirla quirúrgicamente.

Así que todo el operativo de la evacuación, a la espera de que el tiempo lo permita, se traslada a hoy, una jornada muy especial para Rakel, ya que cumple 28 años. «Casi nunca lo celebro en casa por que suelo estar de expedición o escalando, pero creo que este cumpleaños no lo voy a olvidar. De todas formas, como siga en el campo base lo quiero celebrar, eh?», explicaba ayer la donostiarra sin perder el humor.

Noche tranquila

Efectivamente, Rakel se mostraba ayer muy recuperada. La medicación recibida prácticamente le había quitado el dolor y el cansancio acumulado tanto por el trabajo realizado en la ruta como por todo lo vivido a raíz del accidente le había permitido dormir casi toda la noche. La mejor muestra de su estado eran las ganas de dar órdenes a todos los chicos de su expedición que tuvo durante todo el día.

Y todo ello pese a las precarias condiciones en las que había tenido que pasar la noche, inmovilizada con esterillas y sobre dos mesas a modo de improvisada camilla y con una vía en el brazo para suministrarle suero ante la posible pérdida de sangre por el gran hematoma que mostraba la zona donde recibió el golpe, en la cadera derecha. Atenciones y cuidados, todos ellos, que le llegaron de la mano de su compañero de expedición Manuel Vázquez, enfermero de profesión, y gracias a la rápida llegada del líder del grupo, el aragonés Carlos Pauner, que se adelantó al grueso del grupo y subió con todo el material médico necesario desde Chilas en un sólo día.

Ayer, Rakel tenía incluso ánimos para recordar el accidente. «Había dormido un poco y me incorporé porque íbamos a preparar algo para comer cuando, de repente, se oyó un golpe, me vi en el otro lado de la tienda y sentí un dolor intenso». Pero inmediatamente le salía el alma de escaladora -fue en su día miembro del Equipo de Jóvenes Alpinistas de la Federación Vasca- para lamentar «no haber llegado ni al campo II».

Incluso cuando vio el tiempo que hacía ayer, y pese a que su evacuación se retrasaba, sus pensamientos se dirigieron exclusivamente hacia la montaña. «Con esta nieve que está cayendo todas las cuerdas que equipamos ayer van a quedar tapadas, espero que los que suban no tengan problemas para encontrarlas», explicaba. A la vez que recordaba que nunca había tenido un accidente de esta gravedad. «Hasta ahora lo más grave que había tenido había sido un esguince», rememoraba.

Galería de fotografías
La ruta de ascenso GRÁFICO
El equipo de Edurne GRÁFICO
La expedición
Josu Bereziartu Marianne Chapuisat
Ester Sabadell Iván Vallejo
La expedición de Edurne Pasaban la completan Josu Bereziartu, Marianne
Chapuisat, Ester Sabadell e Iván Vallejo.