El Correo Digital - Periódico de Bilbao y Vitoria, Noticias y Servicios: Empleo, Ocio y el tiempo en Bilbao
 
Lunes, 29 de octubre de 2007
Registro
Portada
Crónicas
Audios
Fotografías
Ruta ascenso
Foro
Nanga Parbat
Crónicas de 1.JUNIO           12 13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30      
2.JULIO                     1 2 3
4 5 6 7 8 10 11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

DÍA 38
Desde el Nanga Parbat



Fernando F.J. Pérez
Enviado Especial.

Día de cumbre en el Nanga
24 alpinistas, entre ellos todos los de la expedición de 'Al filo', alcanzaron ayer el C-IV y lanzarán hoy el asalto a la cima

DE NOCHE. La expedición de Pasaban están intentando el asalto a la cumbre con la osuridad de la noche. / 'AL FILO'
· Ventajas y desventajas de un ataque masivo

La 'Diosa desnuda' vivirá hoy una experiencia inédita. Veinticuatro alpinistas intentarán coronarla en un mismo día. Siete de ellos serán los miembros de la expedición de 'Al Filo' que encabeza Edurne Pasaban, nueve de la expedición aragonesa y siete de la francesa -cuatro franceses y tres porteadores-, además del colombiano Fernando Rodríguez-Rubio.

Si Hermann Buhl levantara la cabeza no daría crédito. Ese tramo final que él recorrió en solitario durante más de 20 horas en 1953 será transitado hoy por una multitud. Contra todo pronóstico, todos los alpinistas que salieron del C-III llegaron ayer al C-IV. Alguno con más problemas que otros pero finalmente nadie pinchó. A primera hora de la mañana desde el campo base, se podía distinguir la hilera de puntitos transitando por la travesía desde el C-IV antes de perderse en la cuenca Bazhin.

Los miembros de la expedición de 'Al Filo' realizaron la ascensión sin problemas, dentro de lo que eso puede significar a esas altitudes. Josu Bereziartua explicaba que «hemos venido muy cargados y ha hecho mucho frío» e indicaba que el estado de la nieve era bueno, aunque no óptimo. «Hay nieve costra y si nos salimos de la huella de subida nos hundimos», concluía.

El tema del frío era el que más preocupaba a los alpinistas, especialmente a las mujeres del grupo. «Las tres hemos pasado mucho frío, sobre todo Ester y Marianne», explicaba Edurne Pasaban. La catalana y la suiza tuvieron que darse unas friegas nada más llegar al C-IV para hacer reaccionar sus dedos, mientras que el problema de la tolosarra era saber cómo iban a responder los dedos de los pies tras lo que vivió en el K2 el año pasado y las amputaciones posteriores que sufrió. «Aunque he sentido frío, ha ido todo bien, veremos a ver qué pasa esta noche», aventuraba.

Marcha nocturna

Y es que uno de los hándicaps a los que ha tenido que hacer frente Edurne esta madrugada es la temprana hora a la que han partido para la cumbre: la una de la mañana. Ello le obligará a realizar prácticamente toda la ascensión por la noche o a la sombra, ya que al ser la Diamir cara oeste prácticamente hasta las nueve de la mañana no le da el sol. Esa hora la han impuesto los porteadores de la expedición francesa, con experiencia en esta montaña, hasta el punto de que uno de ellos ya la ascendió hace cuatro años. Su argumento es que saliendo tan pronto evitan en lo posible marchar durante el día, cuando las condiciones de la nieve dificultan mucho la marcha. Y además tienen luna llena, lo que facilita la ascensión nocturna.

Sin embargo, la opinión de Edurne era radicalmente distinta. «Ellos incluso querían salir antes, a las doce de la noche, aunque hemos conseguido retrasarlo una hora. A mí desde luego no me va a venir nada bien andar tantas horas sin sol, pero qué se le va a hacer. Así llegaremos prontito a la cima y bajaremos mejor», se resignaba. «Y desde luego lo que tengo claro es que mi límite va a ser en cuanto deje de sentir los dedos. En ese momento me doy media vuelta», añadía convencida.

Ester Sabadell también va a tener que afrontar el ataque a cumbre con un pequeño inconveniente de última hora. Ayer le bajó la regla. No le tocaba, ya que la última vez la tuvo hace apenas quince días, pero estos desarreglos en escaladoras que ascienden a altitudes extremas son relativamente frecuentes. El principal problema que se le planteó, aparte de la incomodidad que supone las molestias habituales de la menstruación a 7.300 metros de altitud, es que los alpinistas toman aspirina para contrarrestar los efectos de la altitud, medicacion totalmente contraindicada en mujeres con la menstruación por su condición de vasodilatador. Tras consultar con Jorge Egocheaga, el alpinista y médico asturiano le recomendó otros medicamentos más apropiados y que los expedicionarios llevan consigo.

Sobre al alud

En cuanto a la ubicación del campamento, finalmente lo han instalado en el mismo lugar en el que estaba el que fue arrasado por una avalancha hace cuatro días. «Sobre los mismos restos del alud», según explicaba gráficamente Edurne Pasaban. La tolosarra explicaba esta aparente contradicción. «Se ve claramente que fue un alud de placa y una vez que se produjo la zona no entraña el menor peligro, así que es el mejor sitio para colocar las tiendas, en la cuenca Bazhin pero en un sitio muy avanzado, casi debajo del trapecio cimero. Tenemos las primera rocas casi encima», concluía.

De lo que no tienen que preocuparse es del tiempo. Ayer el día fue espléndido y todo apunta a que hoy sucederá lo mismo. Las fuerzas están templadas. Veinticuatro alpinistas lucharán contra ellos mismos por ascender a la cumbre de la 'Diosa desnuda'. Edurne Pasaban, en su última comunicación con el campo base, apenas seis horas antes de iniciar la escalada, definía perfectamente lo que les espera hasta la cima: «No se ve difícil, pero sí lejos».

Galería de fotografías
La ruta de ascenso GRÁFICO
El equipo de Edurne GRÁFICO
La expedición
Josu Bereziartu Marianne Chapuisat
Ester Sabadell Iván Vallejo
La expedición de Edurne Pasaban la completan Josu Bereziartu, Marianne
Chapuisat, Ester Sabadell e Iván Vallejo.