El Correo Digital - Periódico de Bilbao y Vitoria, Noticias y Servicios: Empleo, Ocio y el tiempo en Bilbao
 
Lunes, 29 de octubre de 2007
Registro
Portada
Crónicas
Audios
Fotografías
Ruta ascenso
Foro
Nanga Parbat
Crónicas de 1.JUNIO           12 13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30      
2.JULIO                     1 2 3
4 5 6 7 8 10 11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

DÍA 36
Desde el Nanga Parbat



Fernando F.J. Pérez
Enviado Especial.

Una avalancha barre el
campo IV

La cordada de Edurne Pasaban llega sin problemas al campo II y hoy subirá hasta el C-III

EN ALTURA. Miembros de la expedición, durante sus trabajos en el Nanga Parbat. / 'AL FILO'
· La visita del pequeño Mustagh

La expedición de 'Al Filo' al Nanga Parbat progresa sin novedad. Ayer, según el plan previsto, los alpinistas alcanzaron el campo II, donde descansaron durante todo el día a la espera de subir hoy al C-III. Sin embargo, la montaña parece decidida a resistirse al asedio -hay casi 25 alpinistas repartidos entre los distintos campos- y ayer volvió a dar un nuevo aviso de que no está dispuesta a dejarse conquistar sin mostrar oposición.

El hecho es que el campo IV, el último previo al ataque a cima, instalado a 7.300 metros de altitud, en la cuenca Bazhin, ha quedado totalmente destrozado por una avalancha. La noticia la dio el asturiano Javier Arienza, que marchaba de avanzadilla del resto de alpinistas y se encontraba en ese campamento de altura cuando se produjo el alud. Pudo escapar de él, aunque se llevó un buen susto al ser arrastrado varios metros, pero no así las tiendas de campaña.

No quedó ni rastro de las tres que había -dos de los japoneses y una de los asturianos- ni de nada que se pareciese. También desaparecieron los restos de la tienda de los checos, que se encontraba a unos cincuenta metros de las otras tres y estaba allí desde que hicieron su ataque a cumbre. De todas formas, Jorge Egocheaga y compañía ya comprobaron hace cuatro días, cuando iban camino de la cumbre, que era un mero despojo tras casi tres semanas a expensas de los elementos.

Con esa tienda iban a contar inicialmente los alpinistas de 'Al Filo', pero el aviso del asturiano de que estaba totalmente destrozada les permitió ayer reaccionar y subirse otra desde el CB. Más problemas ha significado esta avalancha para la expedición aragonesa. Ellos compraron anteayer las dos tiendas del C-III a los japoneses y probablemente, para cuando cerraron el trato a última hora del día, finalmente establecido en 1.000 euros, es más que probable que ya hubiesen sido arrasadas. «Volveremos a hablar con ellos porque lo que está claro es que no vamos a pagar por unas tiendas que ya no existen», explicaba ayer Manuel Vázquez, médico de la expedición y encargado de la logística en el CB.

Bajo el trapecio

El caso es que los aragoneses se enteraron del desastre cuando ya marchaban hacia el C-II, lo que les ha dejado un escaso margen de maniobra. Éste prácticamente se reduce a desmontar las tiendas del C-II y subir con ellas hasta el C-IV. «No tenemos otra solución más que cargar con ellas para arriba», explicaba resignado por radio Carlos Pauner.

Esta inesperada advertencia hecha por la 'Diosa desnuda' obligará también a las expediciones a extremar las precauciones a la hora de instalar el campo IV. Lee Hyun Jo, el coreano que descendió anteayer tras hacer cumbre por la vertiente Rupal, ya había explicado nada más bajar que no se había quedado a dormir en ese campamento porque le pareció que se encontraba demasiado expuesto a las avalanchas. «Nuestra idea original era colocar el campamento lo más adelante posible de la cuenca Bazhin, casi debajo del trapecio cimero, a cubierto de aludes y del viento, y después de saber esto creo que ya no hay duda de ello», explicaba ayer Edurne Pasaban tras conocer lo sucedido.

Mientras, la expedición que lidera la tolosarra asciende con la tranquilidad de saberse totalmente autónomos. Han subido dos tiendas hasta el C-II, donde ya tenían una tercera, y hoy harán lo mismo camino del C-III. Allí, finalmente, han optado por dormir todos juntos en el 'labio' para no separarse mañana camino del C-IV y evitar, además, un tramo sin equipar que hay desde el C-III 'alto'.

Efectivamente, el campo III se puede instalar en dos ubicaciones, separadas por poco más de una hora de marcha. A 6.800 metros, en la parte más alta, en una zona de rocas y con poco espacio, o a 6.500 metros, en el conocido como 'labio', una pequeña explanada sobre un serac. Cuando Iván Vallejo ascendió hasta él, hace dos semanas, dejó el depósito de material con la tienda en la zona más alta. Así que ayer decidieron que Hassan, el porteador, suba hoy hasta allí y la baje para que todos estén juntos.

Galería de fotografías
La ruta de ascenso GRÁFICO
El equipo de Edurne GRÁFICO
La expedición
Josu Bereziartu Marianne Chapuisat
Ester Sabadell Iván Vallejo
La expedición de Edurne Pasaban la completan Josu Bereziartu, Marianne
Chapuisat, Ester Sabadell e Iván Vallejo.