El Correo Digital - Periódico de Bilbao y Vitoria, Noticias y Servicios: Empleo, Ocio y el tiempo en Bilbao
 
Lunes, 29 de octubre de 2007
Registro
Portada
Crónicas
Audios
Fotografías
Ruta ascenso
Foro
Nanga Parbat
Crónicas de 1.JUNIO           12 13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30      
2.JULIO                     1 2 3
4 5 6 7 8 10 11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

DÍA 32
Desde el Nanga Parbat



Fernando F.J. Pérez
Enviado Especial.

Esperando el buen tiempo
En el campo base, los alpinistas se consuelan pensando que, al menos, han completado el proceso de aclimatación

TRABAJO. Los alpinistas han equipado la montaña hasta el C-III. / 'AL FILO'.
· Messner hará una visita en agosto

Para las once de la mañana se encontraban ya almorzando en el campo base. Los alpinistas de la expedición de 'Al Filo' no perdieron el tiempo para descender del campo II al calor y la seguridad del CB. Atrás dejaron una montaña hostil, aliada con un meteorología adversa, que se empeña en cerrar sus puertas a los escaladores.

Y en el descenso, el Nanga Parbat se encargó una vez más de recordarles que no está dispuesta a poner las cosas fáciles a quienes osan retarle. El descenso por el muro Kinshofer se convirtió en un ejercicio de virtuosismo y equilibrio en medio de la nieve, el hielo y la niebla, no apto para nervios sin templar. «Estaba peligrosísimo» -relató Edurne Pasaban una vez en el campo base-. «Las cuerdas estaban todas congeladas y el ocho (aparato para rapelar) apenas funcionaba. Mientras un descendía otro tenía que sujetar la cuerda. Ha sido verdaderamente desagradable», añadía.

Pero aun quedaba el gran corredor que lleva hasta el C-I, por el que las avalanchas discurrían a su antojo. Por suerte, el recorrido de las cuerdas fijas discurre por un lateral, a salvo de los aludes. Aún así «la nieve estaba en pésimas condiciones y te hundías por encima de la rodilla», continuaba la tolosarra. «La verdad es que todo el descenso ha sido penoso. La montaña está en muy malas condiciones», concluía.

Pese a todo, algunos alpinistas permanecen en la montaña, en la confianza de que de una vez por todas los partes meteorológicos se cumplan y el esperado buen tiempo anunciado a partir de hoy les permita intentar el ataque a cumbre. Es el caso de Jorge Egocheaga y Sandrine de Choudens, de la expedición asturiana, y de los seis miembros de la expedición japonesa. Todos ellos aguantaron ayer en el campo III a 6.800 metros a la espera de continuar hoy hacia la cumbre. En el caso de Jorge y Sandrine la decisión les viene impuesta por el inminente final del permiso, ya que desde luego las condiciones para acometer el intento de cumbre no son las más idóneas.

Aclimatados

En el campo base, el comentario unánime eran las complicadas condiciones en las que se ha puesto el Nanga Parbat, que obligará a esperar uno o dos días para adentrarse de nuevo en ella una vez que retorne el buen tiempo. «La combinación entre la nieve caída y el calor que está haciendo está dejando la montaña en muy malas condiciones», explicaba Josu Bereziartua.

Pese a todo, el grupo de Edurne Pasaban en absoluto da por perdida esta ascensión a la montaña, en la que originariamente pretendían llegar hasta la cumbre. Las dos noches pasadas en el C-II y el intento de subir al C-III, que les llevó hasta los 6.500 metros, les ha servido para completar la aclimatación. «Por si nos quedaba alguna duda, ahora si que hemos completado la aclimatación y la próxima vez que volvamos a la montaña iremos ya para hacer cumbre sin ninguna duda sobre nuestra preparación en altura», indicaba Pasaban.

Partes contrapuestos

Mientras tanto, los partes meteorológicos continúan en el centro del debate del campo base. Ayer contrastaron los que recibe Carlos Pauner y Edurne Pasaban y no es que no se pareciesen, es que parecían realizados para dos puntos opuestos del planeta. Mientras el de la tolosarra ofrece mal tiempo hasta el próximo lunes, el de el aragonés ofrece una notable mejoría para hoy y un tiempo excelente hasta el domingo. Para volverse locos. De todas formas, Pauner ha optado por hacer caso al suyo y su grupo prepara la salida del campo base para esta próxima madrugada «siempre en función de como salga el día mañana (por hoy)», se encargaba de matizar oportunamente.

Galería de fotografías
La ruta de ascenso GRÁFICO
El equipo de Edurne GRÁFICO
La expedición
Josu Bereziartu Marianne Chapuisat
Ester Sabadell Iván Vallejo
La expedición de Edurne Pasaban la completan Josu Bereziartu, Marianne
Chapuisat, Ester Sabadell e Iván Vallejo.