Mungia podría acoger el primer circuito de competición de Vizcaya

J.M. CORTIZAS. BILBAO
Jaio y Torrontegui charlan durante los preparativos de 'A debate'.
Mungia podría albergar el primer circuito permanente de competición en Vizcaya. La noticia ya ha sido comunicada por el presidente de la Federación vasca de automovilismo, Manolo Villaverde, a sus asambleístas, a quienes informó de los contactos llevados a cabo con representantes del gobierno municipal de dicha localidad. Inicialmente se pensó en un terreno de unos 85.000 metros cuadrados que fue desestimado por el interlocutor municipal para habilitar la opción de uno notablemente mayor (135.000 metros cuadrados), perfectamente ubicado cerca de la salida hacia Bakio, sin que su recalificación se antojara como compleja.

Lo más llamativo de esta peculiar iniciativa es que en el mismo día se consiguió la luz verde oficiosa del Ayuntamiento y la oferta de un promotor para cubrir el cien por ciento del coste de la obra civil necesaria para asentar los terrenos, construir el trazado asfaltado, posiblemente otros recorridos para 'off-road' y mountain bike y las edificaciones propias de un trazado permanente ('boxes', torre de control, servicios, logística, material, aparcamientos, etc.). El montante total de la intervención del promotor podría tener un punto de partida entre tres y cuatro millones de euros. Además, una segunda empresa ha ofrecido formalmente 300.000 euros como patrocinio para los trabajos a realizar y la puesta en marcha de este ambicioso proyecto que necesita el mundo del motor en la cornisa cantábrica.

Los primeros apuntes sobre el circuito de Mungia hablan de una recorrido asfaltado cercano a los 2'5 kilómetros, con una anchura mínima de 10 metros, condición indispensable para explotar la vena deportiva de la instalación. No se trata de Montmeló, Jerez o Cheste, pero será suficiente para albergar campeonatos autonómicos e incluso nacionales y exhibiciones, dado que se trata de un formato de circuito idóneo para Copas monomarca y para el recuperación del motociclismo de velocidad -inexistente desde el adiós a las Subidas motociclistas por razones lógicas de seguridad-, amén de su explotación con fines comerciales para pruebas de vehículos, cursos de conducción y seguridad vial, karting, alquiler a particulares y todas las actividades afines al sector.

En la actualidad, el circuito de Olaberria, propiedad de la familia Vilariño, ubicado junto al municipio de Beasain, es el único permanente en Euskadi homologado para la competición, con una cuerda de 1.100 metros y una anchura de 8 metros.

 
© Copyright EL CORREO DIGITAL, S.L., Sociedad Unipersonal Domicilio c/ Pintor Losada, 7 (48004) Bilbao