Sábado, 13 de marzo de 2004

El Gobierno concederá la nacionalidad española a los inmigrantes afectados

Aznar anuncia una partida de 140 millones de euros para indemnizar a todas las víctimas

EL CORREO/MADRID

Apenas 24 horas después del atentado de Madrid, José María Aznar se comprometió a regularizar y conceder la nacionalidad española a todos los inmigrantes afectados por el atentado. De esta medida también podrán beneficiarse los familiares directos. El presidente confirmó, además, que el Consejo de Ministros ha aprobado un crédito urgente por importe de 140 millones de euros para ayudar a todas las víctimas.

La masacre ha afectado a numerosos ciudadanos de otros países con residencia en la capital de España. El ministro de Interior, Ángel Acebes, informó ayer que de los cerca de 200 muertos provocados por el ataque terrorista, 24 eran de otras doce naciones.

Horas antes, los servicios de asistencia habían confirmado que entre los fallecidos se encuentran, al menos, cuatro ecuatorianos, tres peruanos, dos colombianos, dos hondureños, dos polacos, además de un francés, un marroquí, un cubano, un chileno y un ciudadano de Guinea Bissau. Pero todas estas cifras no son sino provisionales y van en aumento. A última hora de ayer, varias decenas de cadáveres seguían sin identificar.

Sin datos personales

Y muchos de los extranjeros implicados en el atentado estaban en situación irregular. Familiares y amigos acudieron a los diferentes hospitales nada más producirse la masacre para interesarse por la situación de sus allegados, pero, al mismo tiempo, sin querer dar sus datos personales por miedo a ser expulsados. Los equipos asistenciales tuvieron que convencerles de que no corrían peligro.

«Ningún factor añadido debe agravar las consecuencias de este atentado para quien lo ha sufrido», afirmó Aznar. El presidente del Gobierno quiso dejar claro que la intención de su Gabinete es «evitar que alguien tenga una sensación de desamparo, con independencia de su situación, nacionalidad o circunstancias familiares o sociales».

En esta línea, también señaló que había dado instrucciones al ministerio de Interior para conceder «por carta de naturaleza» la nacionalidad española a las víctimas inmigrantes y a sus familiares directos. Además, en caso de que los heridos quieran regresar a sus países de origen, sus parientes de primer grado podrán acompañarles y regresar a España sin problemas a pesar de que sean 'ilegales'. Los certificados para realizar dichos trámites pueden encontrarse en la página web del Ministerio de Justicia (www.mju.es).

Asimismo, y de manera general, el presidente del Gobierno ratificó la aprobación de un crédito de 140 millones de euros para atender las necesidades de las víctimas. Diferentes entidades privadas también anunciaron su colaboración solidaria: por ejemplo, el BBVA, que acordó crear un fondo solidario de ayudas al estudio para los jóvenes cuyos padres hayan sido afectados por el atentado.

Desde las asociaciones vinculadas con los emigrantes, las valoraciones fueron diversas. El presidente de Andalucía Acoge, Abderramán Essadi, mostró su «alegría» al comprobar que en el Ejecutivo central «prima la estabilidad sobre la legalidad». En cambio, la portavoz de SOS Racismo en Cataluña, Nuria Vives, la calificó de «indignante» y «oportunista», y se preguntó «si el millón de personas sin papeles que hay en España tendrán que sufrir un atentado para que se les regularice».