Cabecera del Aula de Cultura Home

D. Juan Cruz

Periodista y escritor

Egos revueltos. Una memoria personal de la vida literaria

En Bilbao, a 12 de abril de 2010
Imprimir página 1 de 3   imprimir conferencia
Página: 1 2 3
 
Josep Pla

Me gusta mucho de Bilbao la manera en que esta ciudad aceptó el reto de la modernidad, de cambiar su actitud con respecto al futuro, que es una manera de arreglar el pasado, porque el pasado y el futuro no existen, son cosas que se juntan y lo hacen en un imaginario que uno cambia en función del ánimo.
Yo creo que Bilbao, como decía Miguel de Unamuno, es como el mundo, pero más chico, es un estado de ánimo.

Bilbao-New York-Bilbao
Leyendo el libro de Kirmen Uribe, me gustó muchísimo, aparte de la vitalidad literaria, el entusiasmo con que aborda la gente del pasado, de su pasado, sus padres, los pescadores, el mundo en el que desarrolló su vida. Me gusta cómo mira las ciudades, y cómo mira Bilbao, así que ese título Bilbao-New York-Bilbao no es una pretenciosidad de bilbaíno de Ondarroa que quiere decir nosotros somos de Bilbao y nacemos donde nos da la gana, esas cosas que se dicen de los bilbaínos, sino que hay ahí una identificación moral de lo que es la modernidad.

Hecho el elogio de Bilbao, que estaba obligado, voy hacer ahora el elogio de El Correo que es quien me ha invitado y que ahora cumple 100 años. Para mí los periódicos son la gente que trabaja en los periódicos, la continuidad de los parques que diría Julio Cortázar, el lugar en el que se ha ido haciendo como un magisterio aéreo que no existe físicamente pero que se nota… Los periódicos son la gente que los ha hecho, y me viene mucha gente a la cabeza, pero sobre todo, me viene un nombre. Recuerdo la última vez que le vi, en el Café Iruña de Bilbao. Siempre se sentaba a la entrada del café y leía el periódico como si estuviera poniendo apaisado un pentagrama, como si estuviera ordenando una música. Ese hombre era Luciano Rincón, al que yo tengo muchísimo afecto.

Yo creo que los periodistas debemos ser como los jardineros, gente que riega los árboles del pasado para que estos sigan prosperando en nosotros mismos. Esto ocurre también en la vida con los maestros. Los maestros, los verdaderos maestros, los que nos enseñaron lo primero que teníamos que aprender, la gente que cuando no sabíamos nada tuvo la paciencia de abrirnos el cerebro a lo nuevo –imagínense ustedes qué era lo nuevo cuando éramos niños–… Todo era nuevo, absolutamente todo, la tabla de multiplicar, el olor de la pizarra, el olor de la tiza, el olor de la goma de borrar, las letras.. A veces no nos damos cuenta de la felicidad que fue encontrar lo primero que supimos. Yo tuve una suerte enorme porque antes del maestro, tuve la radio, la radio para mí fue mi primera maestra y le tengo una gratitud enorme a la radio por una razón suplementaria al hecho de que me abrió al mundo.

Entonces, y ahora, yo era asmático y los asmáticos son seres raros porque a pesar de que la suya es una enfermedad socialmente pasable, de hecho Marcel Pru era asmático y muy sociable, es también o lo era en mis tiempos, una enfermedad muy complicada de exhibir en público, porque ahora cualquiera puede ser asmático, ahora tenemos el ventolín que lo llevas en el bolsillo y ni te pesa, pero, entonces, el aparato contra el asma era más grande que esto, tenía una especie de bomba de color butano que ascendía y había un embolo de cristal marrón un poco desagradable a la visión. Mi abuelo tenía uno y yo tenía otro, pero a veces no funciona el mío y usaba el de mi abuelo o viceversa y si no estaba en casa, igual que me pasa ahora, si no estaba, me daban ataques de asma, con lo cual, yo no podía salir a la calle sin el aparato, pero el aparato era muy difícil de llevar y delicado, de modo que yo no salía de mi casa, y gracias a eso, se inventó la radio en mi casa.

La Radio
La primera vez que entró la radio, debió ser cuando yo tenía seis años, mi madre la rechazó porque consideraba que eso era el diablo, un aparato desde el que se oían voces, a veces se oían sirenas de los barcos, músicas y un día llegó la radio en una caja, que era lo más perfecto, lo más moderno que había entrado a mí casa nunca.
Mi madre todavía tenía la cocina de petróleo, no había calefacción, de hecho nunca hubo en Canarias calefacción, ahora empieza haber calefacción en algunos sitios. En fin, era una casa extremadamente humilde. Por no tener, no teníamos libros, ni periódicos, así que cuando entró la radio, mi madre de inmediato hizo que se fuera, y volvió cuando yo ya tenía 8 años, en un descuido suyo. Entonces, mi padre la puso en un mueble, en la sala, y la radio fue mi compañera durante al menos tres años. Era la que me contaba cuentos, la que me abría las puertas del mundo, la que contaba conversaciones a las que yo asistía como si estuviera, esas conversaciones diciéndome cosas, como si yo fuera parte de una conversación extraordinaria, que me estaba llenando siempre de entusiasmo y de una alegría que me permitía por la noche pensar en qué cosas podían ocurrir al día siguiente.


Escribir asociado a Internet

Me aprendí de memoria el dial, era como los chicos ahora en internet, estaba navegando todo el día de emisora en emisora y eso me abrió la puerta a la lectura y a la escritura. Para mí, todavía hoy escribir está asociado a escuchar y yo me he pasado la vida escuchando. Empecé como periodista gracias a la radio que me dio la sintaxis, el ritmo de las frases, la curiosidad para seguir preguntando acerca de lo que ocurría. Empecé a escribir cuando tenía 13 años en un periódico deportivo que se llamaba Aire libre. De inmediato, en mi vida, no sé por qué, pero lo cierto es que ocurre hasta ahora mismo, de inmediato, sentí y siento como una melancolía como si hubiera una parte de la vida que yo no entiendo que debe ser la muerte o la enfermedad o el dolor, y eso me hizo preguntarme muchas cosas y empecé a escribir en ese mismo periódico deportivo, en una parte miscelánea, reflexiones melancólicas o poéticas acerca de la realidad, a interrogarme a mí mismo, y esa es la génesis de lo que he escrito luego a partir de entonces, la génesis, por ejemplo, de este último libro.


Primera entrevista

Yo empecé a ser periodista general, es decir, a preguntar por todas las cosas. Cuando yo tenía 16 años y Julio Caro Baroja pasó por Tenerife, entonces yo trabajaba ya en un periódico, yo fui adulto demasiado pronto, yo trabajaba ya en la redacción de un periódico, estudiaba en el instituto y por las tardes iba al periódico. Y el director del periódico me dijo: Juan, ¿por qué no le haces una entrevista a Julio Caro Baroja? Claro, yo no sabía mucho, sigo sin saber mucho pero, entonces, sabía mucho menos. Un chico de 16 años enfrentado a un personaje que llega a Tenerife a dar una conferencia sobre las brujas y que yo le tengo que entrevistar.
Busqué el libro del que iba a hablar, lo leí, lo subrayé, me lo aprendí y mi madre me compró una chaqueta, un blazer, una chaqueta azul que parecen de primera comunión y me compró una camisa azul clarita y una corbata, que fue la primera corbata que yo tuve en mi vida, y fui a entrevistar a Julio Caro Baroja. Entonces, para mí era como la celebración de la primavera y llevé un cuaderno enorme y, entonces, nos hicieron una foto. La foto la tenía mi madre, que guardó hasta su muerte, todo lo que yo escribí, que fue mucho en ese periodo. Ella murió en el año 71.Lo guardó todo en un sótano de la casa, donde guardaban también el vino y aperos de labranza, lo que fuera, y todo lo que yo escribí se lo comieron las ratas, de modo que yo no tengo esa foto, pero me hubiera gustado tenerla para ponerla en este libro, por ejemplo.

Y, entonces, Caro Baroja me dictaba las respuestas, con una enorme paciencia, él entendió rápidamente que yo era obviamente un muchachito, un chico que se estaba estrenando en el arte de preguntar, y a mí me gustó aquello, me gustó aquel contacto con aquel hombre que sabía mucho, que era un sabio que aceptaba las preguntas, las curiosidades de un adolescente que ya trabaja de periodista.

Página: 1 2 3

Últimas conferencias del Aula de Cultura. Año 2010

 


Dña. Asunción Aguirrezábal de Antoñanzas : Santa Teresa, una mujer actual


Paulino Castells: Queridos abuelos. La importancia de ser mayor y saber manejarse con los hijos y los nietos.


Manuel Montero: La forja de la identidad bilbaína


Carlos González: Entre tu pediatra y tú... tu hijo es lo más importante


Gustavo Bueno: El fundamentalismo democrático. La democracia española a examen


Arturo Pérez Reverte: EL ASEDIO - Arturo Pérez Reverte conversó con el periodista Félix Linares


Josep Pla: Ansiestrés. Soluciones reales al gran problema de nuestro tiempo


Juan Cruz : Egos revueltos. Una memoria personal de la vida literaria


Julio Falagan: "Sencillamente... los pobres tienen derecho a vivir"


Leopoldo Abadía: 'La hora de los sensatos. Claves para salir de la crisis'


Andrés Pascual: 'El compositor de tormentas'



Conferencias del Aula de Cultura. Año 2009

 


Enrique Pallarés: . La ansiedad. Qué es y cómo manejarla


Fernando Trías de Bes : Qué podemos aprender de la crisis y cómo evitar que vuelva a suceder


Carmen Iglesias : 'No siempre lo peor es cierto. Mitos y tópicos en la Historia de España '


Nuria Roca : 'Los caracoles no saben que son caracoles'


John Carlin : 'El factor humano Nelson Mandela y el partido salvó a una nación'


Bernabé Tierno: 'Fortalezas humanas, educación y valores en la familia'


José Poal Marcet: '¡Llegó la crisis! Claves para entenderla y hacerle frente'


Jaime Peñafiel: 'La mirada y la palabra de Jaime Peñafiel'


Alfonso Mateo Sagasta: 'Las caras del tigre: el sueño de un paraíso sin manzanas. En el centenario de Darwin'


Jordi Garrido i Pavia: '¡Maldito trabajo! Todo sobre el mobbing y el concepto de 'estar quemado'


Aureliano García Manzanal: 'Ghana: educación y desarrollo'




Aula de Cultura
Fundación Vocento


El Aula de Cultura de la Fundación Vocento desarrolla un extenso programa anual de conferencias con el objetivo de contribuir a la difusión de acontecimientos, actitudes y valores que permitan a los ciudadanos desarrollar un juicio crítico sobre los problemas de su tiempo.

Hemeroteca: Guía de conferencias por años, textos íntegros


 [Conferencias del Aula de Cultura 2009]
 [Conferencias del Aula de Cultura 2008-2005]
 [Conferencias del Aula de Cultura 2004-2002]
 [Conferencias del Aula de Cultura 2001-1999]

 

Arturo Pérez Reverte

Pérez Reverte.Conferencias

Espido Freire

Espido Freire Conferencias

Divergencias 'Cultura entre líneas'
Por César Coca, Oscar B. Otalora e Iñaki Esteban

© DIARIO EL CORREO, S.A.U.