Cabecera del Aula de Cultura Home

D. John Carlin

Periodista y escritor

El factor humano Nelson Mandela y el partido salvó a una nación

En Bilbao, a 25 de mayo de 2009
Imprimir página 1 de 4   imprimir conferencia
Página: 1 2 3 4
 

Pero lo importante de todo esto, es que si Mandela tiene estas tremendas cualidades seductoras; pero las cualidades seductoras se pueden utilizar para fines malos, como por ejemplo, el caso yo diría "Anti-Mandela", en el siglo XX, es Adolf Hitler, que también fue un gran seductor, pero con fines tremendamente nefastos; y yo diría que si hay que resumir el valor del ejemplo de Mandela, es que el que demostró que se puede ser muy, muy buena persona, generosa, noble, honesta, y al mismo tiempo ser un político brillante y lograr todos los objetivos que se uno se plantea como político. Uno puede ser bueno, muy bueno y ser un muy buen político al mismo tiempo, que se dice fácilmente, pero quizás no lo encontramos todos los días y si él logró reconciliar a su país que lo logró y logró superar estos odios y divisiones tremendas que se forjaron a lo largo de estos años, fue, yo creo, que porque fue generoso, noble y estas cosas que estoy diciendo pero también porque es un político práctico, es un hombre astuto.

Yo creo que el secreto del proceso de paz de negociaciones que hubo en Sudáfrica fue que Mandela fue pragmático y que decidió poner a un lado sus impulsos, su impulso humano hubiera sido el rencor, hubiera sido escupir en la cara al ministro de justicia, que le hubiera dado un gustazo tremendo hacerlo y decidirle de todo, pero claro esto no hubiera ayudado en absoluto en lograr sus objetivos, y lo que hay en Mandela es una tremenda convergencia entre esa generosidad y ausencia de rencor y el pragmatismo político.

Y os voy a dar un pequeño ejemplo. Mandela llega a la presidencia, está en la presidencia, la inauguración es el 10 de mayo de 1994, y al día siguiente llega a su despacho presidencial y siempre había habido sólo presidentes blancos y sólo gente blanca trabajando ahí en la administración y había un señor ahí que era el jefe de protocolo presidencial, un señor blanco, afrikaner que había estado ahí trabajando 12 años; anteriormente había trabajado en el departamento de prisiones, había sido mayor, rango mayor del departamento de prisiones, de ahí lo sacó uno de los presidentes malos, malos, en el 76, o algo así, y durante casi 20 años había ejercido de jefe de protocolo de la presidencia. Ahora, este señor afrikaner entiende, cuando llega Mandela a la presidencia, que él va a perder su trabajo, por supuesto, que va a traer a su propia; con lo cual, antes de la inauguración de Mandela, busca contactos por ahí, llama al departamento de prisiones y resulta que le van a dar un trabajo; así que él encantado. Entonces, la mañana que él llega al trabajo por primera vez, él llega muy temprano a su despacho, este jefe de protocolo blanco con una caja de cartón, empieza a sacar sus cosas del despacho y los mete en la caja y, de repente, alguien toca a la puerta, la abre y es Mandela; dice "buenos días, ¿qué está haciendo?", le pregunta Mandela; "fijese, voy a cambiar ahora de trabajo y me estoy llevando mis cosas", y Mandela "ah, ¿si?" "Al departamento de prisiones", y Mandela le dice, "no, no, no, yo conozco eso muy bien y no se lo recomiendo en absoluto", y Mandela le dice, "fíjese yo he sido un revolucionario, no tengo ningún experiencia de gobierno, no tengo ningún experiencia de cómo llevar un despacho presidencial, por favor, le pido una cosa, quédese conmigo, voy a estar aquí cinco años y después me voy; entonces, le ruego, por favor, que se quede a trabajar conmigo"; y en ese instante, este señor que ya ha experimentado este cocktail seductor al que me refiero, empieza a vaciar su caja de cartón y se queda.

Y le pide Mandela que, por favor, que organice una reunión con todos los empleados de la secretaría y de la presidencia esa misma mañana, y son como 50 personas; Mandela se reúne con ellos, son todos blancos, todos afrikaners, todos ahí segurísimo, que van a perder su trabajo; Mandela saluda a cada uno por persona, les pregunta de dónde son, hace algún comentario sobre sus pueblos natales y les da un pequeño discurso; "entiendo, si ustedes se quieren ir, que hay una paquete financiero, que se pueden ir, pero yo les ruego, por favor, a todos, que se queden; necesito su ayuda; yo no entiendo cómo funciona esto; sólo son cinco años"; y todos se quedaron, rendidos una vez más por este appeal que tiene Mandela.

Y me contaba este jefe de protocolo, que también entrevisté, que estuvo con cuatro presidentes, pero nunca nadie, ni remotamente con el encanto y el respeto y la cortesía que mantuvo Mandela. Hablé con otras de estas personas que trabajaron con él, me contaban cómo, todos los días, se encontraban por el pasillo siempre, si había algún enfermo, niño enfermo en la zona, siempre se acordaba, siempre les preguntaban cómo estaban. Y este señor, que era el jefe de protocolo, me dijo que, Mandela se fue después de cinco años, dejó la política, dejó la presidencia y vino su sucesor; y después, dos años después, este señor el jefe de protocolo, John seguía en el mismo trabajo, recibe una llamada y es Mandela que le dice "John, qué tal, cómo estás", "muy bien, gracias, señor Presidente ¿qué pasa?" "John te quería invitar a una comida en mi casa, este domingo y, por favor, trae a tu familia". O sea, ya han pasado dos años, desde que ha dejado la presidencia, antes quizá, cuando Mandela le dijo a este señor que se quedara, hubo una convergencia de su generosidad y su interés, quería gente que le ayudara a llevar su despacho presidencial; entonces, este señor, el jefe de protocolo, se va con su esposa y dos hijos adolescentes a la casa de Mandela el domingo, esperando que iba a haber mucha gente ahí, pero, no, sólo es Mandela y su familia, los cuatro; y se sientan ahí, los cinco a comer y antes de empezar a comer, Mandela levanta una copa de vino y dice, se dirige a la esposa de este señor y a sus dos hijos y les dice "ante todo, quería pedirle disculpas porque este señor trabajó muy duro 24 horas al día y me robé a su marido, señora, y a su padre, pero, ante todo, quería decirles que hizo un trabajo magnífico para mí". Esto me lo contó este señor; era un hombre enorme y estaba llorando mientras me contaba la historia. Y me contó cómo, cuando la finalizó la comida, Mandela les acompañó a la puerta de su casa, se despidió de ellos, y mientras el coche salía él estaba allí despidiéndose de ellos.

Página: 1 2 3 4

Conferencias del Aula de Cultura. Año 2009

 


Enrique Pallarés: . La ansiedad. Qué es y cómo manejarla


Fernando Trías de Bes : Qué podemos aprender de la crisis y cómo evitar que vuelva a suceder


Carmen Iglesias : 'No siempre lo peor es cierto. Mitos y tópicos en la Historia de España '


Nuria Roca : 'Los caracoles no saben que son caracoles'


John Carlin : 'El factor humano Nelson Mandela y el partido salvó a una nación'


Bernabé Tierno: 'Fortalezas humanas, educación y valores en la familia'


José Poal Marcet: '¡Llegó la crisis! Claves para entenderla y hacerle frente'


Jaime Peñafiel: 'La mirada y la palabra de Jaime Peñafiel'


Alfonso Mateo Sagasta: 'Las caras del tigre: el sueño de un paraíso sin manzanas. En el centenario de Darwin'


Jordi Garrido i Pavia: '¡Maldito trabajo! Todo sobre el mobbing y el concepto de 'estar quemado'


Aureliano García Manzanal: 'Ghana: educación y desarrollo'




Conferencias del Aula de Cultura. Año 2008-2007

 


Javier Urra: . Retos y dilemas de la educación


Arturo Pérez Reverte :Presentación de su libro 'Un día de cólera'


Laurentino Fernández : Salud y libertad de las mujeres en los países empobrecidos


José Luis Pardo : Esto no es música. El malestar de la cultura de masas


Emilio de Diego : España, el infierno de Napoleón. La Guerra de la Independencia


Juan Iranzo: Impacto de la crisis financiera sobre la economía española


Maria Luisa Ferrerós: Inteligencia Musical. Estimula el desarrollo de tu hijo a través de la música


Rocío Ramos Paúl: ¡Haz de tu hijo un niño feliz!


Walter Riso: Amores altamente peligrosos. Cómo identificarlos y afrontarlos


Jorge Bucay: Las tres preguntas: ¿Quién soy? ¿Adónde voy? ¿Con quién?


Santiago González: Lenguas y lenguaraces


Elena Martín: ¿Qué hay de bueno? Claves para una vida más alegre


Ignacio Martínez Pisón: Las pequeñas historias que tejen la Historia


Javier Moro: El sari rojo. Cuando la vida es el precio del poder


Juan José Millás: Los objetos nos llaman. La mirada de Juan José Millás


Eduardo Jaúregui: Sentido del humor y salud


Txumari Alfaro: Envejecer con salud


Eugenia Trias: El canto de las sirenas. Filosofía y música


José Ángel García de Cortázar: Memoria histórica, memoria heroica: en el 800 aniversario del 'Cantar de Mío Cid'


Javier Marías: Presentación del último volúmen de la trilogía 'Tu rostro mañana'


Javier Urra: Algunos hijos desatendidos y padres desorientados: el arte de educar


Juan Manuel Padra: Los riesgos de la memoria histórica. ¿Es mejor olvidar?


Marta Rivera de la Cruz: Españoles en el Holocausto


Noah Gordon: Noah Gordon conversa con el periodista Félix Linares sobre su libro 'La bodega'


Ricardo de Cala: Música y emociones


Vicente Castelló: Muñecas de porcelana. Adopción en China: el inicio de una nueva vida


José Luis Villacañas: La actualidad política española y los intelectuales


Alberto Piubello: ¿Un mundo mejor? ¡Sí, es posible!


Inés García-Albi: 'Su historia y su lucha, su ayer y su hoy'


Aula de Cultura
Fundación Vocento


El Aula de Cultura de la Fundación Vocento desarrolla un extenso programa anual de conferencias con el objetivo de contribuir a la difusión de acontecimientos, actitudes y valores que permitan a los ciudadanos desarrollar un juicio crítico sobre los problemas de su tiempo.

Hemeroteca: Guía de conferencias por años, textos íntegros


 [Conferencias del Aula de Cultura 2009]
 [Conferencias del Aula de Cultura 2008-2005]
 [Conferencias del Aula de Cultura 2004-2002]
 [Conferencias del Aula de Cultura 2001-1999]

 

Arturo Pérez Reverte

Pérez Reverte.Conferencias

Espido Freire

Espido Freire Conferencias

Divergencias 'Cultura entre líneas'
Por César Coca, Oscar B. Otalora e Iñaki Esteban

© DIARIO EL CORREO, S.A.U.