Cabecera del Aula de Cultura Home

D. John Carlin

Periodista y escritor

El factor humano Nelson Mandela y el partido salvó a una nación

En Bilbao, a 25 de mayo de 2009
Imprimir página 1 de 4   imprimir conferencia
Página: 1 2 3 4
 

Y lo mismo con otro personaje que menciono en el libro, que es un general que unos años después estaba preparado para ir a la guerra contra Mandela, que estaba creando células terroristas en todo el país para montar una guerra contra el proyecto democrático de Mandela. También Mandela logró tener una entrevista secreta con él; también yo entrevisté a este general años después y al general que obviamente Mandela lo desarmó, hablando de Mandela, se le caía la baba.

Entonces, lo que yo mantengo en mi libro es que Mandela es el gran político de todos los tiempos. Todos los políticos, lo que pretenden hacer es seducir a la gente, ganar las mentes y los corazones de las personas, y lo que hizo Mandela fue no sólo ganar a su propia gente, los negros, que también tenía su mérito, pues estaban divididos en nueve tribus y era complicado, sino que ganó a sus enemigos; ganó a estas personas que acabo de mencionar ahora, que en cada caso individual era una misión imposible y se ganó finalmente la totalidad del pueblo blanco. Y esto teniendo en cuenta que el pueblo blanco sudafricano había estado programado para ver a Mandela como el gran terrorista en jefe.

Cuando Mandela sale de la cárcel, en el año 90, es considerado por la gran mayoría de los blancos como el Osama Bin Laden sudafricano, y cinco años después le coronan rey de Sudáfrica; o sea, el Rey Bueno conquista al mal, y conquista a los malos que se rinden todos a sus pies.

Entonces, no les voy a contar toda la historia de mi libro, porque si no nadie lo va a leer, pero voy a intentar, voy hacer mi especie de psicología muy, muy superficial; voy hacer un intento de explicar cómo es que Mandela se gana a esta gente y yo creo que las lecciones que se pueden extraer de cómo Mandela logra esto, van mucho más allá de la política. Yo mantengo, y otras personas que conocen a Mandela mantienen, que todos los políticos deberían de enterarse de la vida de Mandela al leer, si no mi libro, quizá uno mucho mejor, como es la autobiografía de Mandela, pero también yo creo que la vida de Mandela contiene lecciones para gente normal como nosotros, y yo, viendo el ejemplo de Mandela, que lo veo como una especie de santo secular, veo un modelo de cómo uno debería de ser para ser una buena persona, o no sólo para ser una buena persona sino para influenciar a la gente y tener más amigos.

Ahora Mandela se encuentra con el ministro de justicia del apartheid en la cárcel. ¿Qué es lo que hace? Bueno, primero ha hecho ese esfuerzo de conocer al enemigo, la persona con la que va a tratar, pero lo más importante, es que la base de todo esto, o sea en este cocktail irresistible, seductor que tiene Mandela, que voy a intentar anatomizarlo un poquito, la base de todo es una tremenda integridad, un hombre de valores no sólo muy claros, pero que aplica sus valores.

O sea, Mandela tiene su discurso político, su discurso público, que consiste básicamente, se resume, en la palabra respeto. Hay otras palabras, justicia, derechos humanos, igualdad, pero yo creo que la palabra respeto es la que lo define mejor: y es la palabra que él usaría para definir el objetivo de todo su sacrificio político, a lo largo de toda su vida, y eso lo tremendo de Mandela y lo que yo he aprendido de esto, aunque estoy lejos de aplicarlo en mi propia vida que es esa necesidad de tener una coherencia total en lo que uno dice que son unos valores y lo que uno hace en la vida real. Y esto es lo con lo que me quedo de Mandela, es precisamente eso; que él predica respeto en todos sus discursos pero en cada detalle de su vida personal aplica ese principio aunque las cámaras estén muy, muy lejos, aunque no haya la más mínima ventaja política de nada.

Por ejemplo, hay una historia que cuento al principio del libro que, bueno, Mandela en esos tiempos, siempre se levantaba a las cuatro y media de la mañana, y siempre se hacía la cama; se hacía la cama si estaba en su casa, en la residencia presidencial, si estaba en la Casa Blanca en Washington, si estaba en el Palacio de Buckingham en Londres; por cierto, es gran amigo de la reina, que le adoraba, la reina Isabel de Inglaterra; o si estaba en un gran hotel. Y esta anécdota que cuento al principio del libro y es que estaba en un hotel en Shanghai, en la suite presidencial y se hace la cama; ahora, la señora encargada de la limpieza de esa habitación se queda absolutamente trastornada, desconcertada, destruida; o sea, todos sus conceptos, sus esquemas de vida, están por el suelo, no entiende absolutamente nada; y Mandela se entera de que la señora de la limpieza está profundamente desconcertada, con lo cual, pese a que tenía todo tipo de reuniones con ministros y empresarios, pide que, por favor, traigan a esta señora a su habitación y, a través de un intérprete, le explica que él tiene este hábito de hacerse la cama, que es una cuestión de la cárcel, que no lo puede impedir, que es como lavarse los dientes por la mañana, y le pide muchas disculpas. Esta pequeña anécdota es absolutamente típica de Mandela.

Entonces, como digo, el cocktail de este seductor irresistible; es respeto, es punto número uno, y número dos, es tremendamente cortés; da igual que esté con la reina de Inglaterra o esté con la señora de la limpieza en la habitación del hotel chino, siempre tiene unos modales exquisitos. Pero, tercero, también tiene un gran sentido del humor, es muy bromista, es consciente de, cuando conoce a la gente, que puede llegar a intimidarlos, con lo cual siempre está contando historias contra sí mismo, que en cierto modo le rebajan y le traen a un nivel humano. Por ejemplo, para dar un ejemplo entre muchos, el tipo de cosas que Mandela dice para tranquilizar a la gente y para relajarse y para recordar a la gente que es humano.

Hay una historia que le encanta contar; la he contado muchas veces; de un día que estaba en su jardín, en su casa y era Presidente y entró corriendo a través de la gente de seguridad una niña de unos siete años al jardín, se le acercó y le dijo "usted es Nelson Mandela ¿no?" Esto lo cuenta Nelson Mandela, lo que estoy contando ahora, lo cuenta Mandela siempre a gente y muchas veces, cuando recién conoce a alguien y dice, "sí, soy Nelson Mandela", "¿y usted cuántos años tiene? y Mandela dice, "no recuerdo muy bien", y le pregunta la niña, "y usted estuvo en la cárcel, me dijeron ¿no?" Dijo "sí, sí"; y "¿por qué estuvo en la cárcel?" Y Mandela le dio una explicación un poco rebuscada y la niña termina "usted debe ser un viejo muy, muy tonto". Y esta historia siempre la cuenta Mandela, le hace mucha gracia y es una forma, como digo, de bromear, de rebajarse; es parte de su encanto.

Bueno y, además, tiene algo, tiene un don, un encanto. Este cocktail irresistible, seductor, está la integridad, está el respeto, está la cortesía, está el sentido humor, pero tiene un factor x que es muy difícil de reducir y explicar, pero quizá una persona pensó, me dijo una vez que pensaba que el secreto del encanto de Mandela es que, no sé ustedes, cuando yo conozco a alguien por primera vez, o algo, siempre en algún lugar de mi cabeza o mi corazón existe una cierta duda de si voy a caer bien o voy a caer mal, o qué se yo; me preocupo un poco con la imagen que voy a proyectar. Mandela no tiene ninguna duda, él está absolutamente convencido de que va a caer muy bien; y quizá ese sea el secreto de la gente encantadora, pero esa es la guinda del pastel.

Página: 1 2 3 4

Conferencias del Aula de Cultura. Año 2009

 


Enrique Pallarés: . La ansiedad. Qué es y cómo manejarla


Fernando Trías de Bes : Qué podemos aprender de la crisis y cómo evitar que vuelva a suceder


Carmen Iglesias : 'No siempre lo peor es cierto. Mitos y tópicos en la Historia de España '


Nuria Roca : 'Los caracoles no saben que son caracoles'


John Carlin : 'El factor humano Nelson Mandela y el partido salvó a una nación'


Bernabé Tierno: 'Fortalezas humanas, educación y valores en la familia'


José Poal Marcet: '¡Llegó la crisis! Claves para entenderla y hacerle frente'


Jaime Peñafiel: 'La mirada y la palabra de Jaime Peñafiel'


Alfonso Mateo Sagasta: 'Las caras del tigre: el sueño de un paraíso sin manzanas. En el centenario de Darwin'


Jordi Garrido i Pavia: '¡Maldito trabajo! Todo sobre el mobbing y el concepto de 'estar quemado'


Aureliano García Manzanal: 'Ghana: educación y desarrollo'




Conferencias del Aula de Cultura. Año 2008-2007

 


Javier Urra: . Retos y dilemas de la educación


Arturo Pérez Reverte :Presentación de su libro 'Un día de cólera'


Laurentino Fernández : Salud y libertad de las mujeres en los países empobrecidos


José Luis Pardo : Esto no es música. El malestar de la cultura de masas


Emilio de Diego : España, el infierno de Napoleón. La Guerra de la Independencia


Juan Iranzo: Impacto de la crisis financiera sobre la economía española


Maria Luisa Ferrerós: Inteligencia Musical. Estimula el desarrollo de tu hijo a través de la música


Rocío Ramos Paúl: ¡Haz de tu hijo un niño feliz!


Walter Riso: Amores altamente peligrosos. Cómo identificarlos y afrontarlos


Jorge Bucay: Las tres preguntas: ¿Quién soy? ¿Adónde voy? ¿Con quién?


Santiago González: Lenguas y lenguaraces


Elena Martín: ¿Qué hay de bueno? Claves para una vida más alegre


Ignacio Martínez Pisón: Las pequeñas historias que tejen la Historia


Javier Moro: El sari rojo. Cuando la vida es el precio del poder


Juan José Millás: Los objetos nos llaman. La mirada de Juan José Millás


Eduardo Jaúregui: Sentido del humor y salud


Txumari Alfaro: Envejecer con salud


Eugenia Trias: El canto de las sirenas. Filosofía y música


José Ángel García de Cortázar: Memoria histórica, memoria heroica: en el 800 aniversario del 'Cantar de Mío Cid'


Javier Marías: Presentación del último volúmen de la trilogía 'Tu rostro mañana'


Javier Urra: Algunos hijos desatendidos y padres desorientados: el arte de educar


Juan Manuel Padra: Los riesgos de la memoria histórica. ¿Es mejor olvidar?


Marta Rivera de la Cruz: Españoles en el Holocausto


Noah Gordon: Noah Gordon conversa con el periodista Félix Linares sobre su libro 'La bodega'


Ricardo de Cala: Música y emociones


Vicente Castelló: Muñecas de porcelana. Adopción en China: el inicio de una nueva vida


José Luis Villacañas: La actualidad política española y los intelectuales


Alberto Piubello: ¿Un mundo mejor? ¡Sí, es posible!


Inés García-Albi: 'Su historia y su lucha, su ayer y su hoy'


Aula de Cultura
Fundación Vocento


El Aula de Cultura de la Fundación Vocento desarrolla un extenso programa anual de conferencias con el objetivo de contribuir a la difusión de acontecimientos, actitudes y valores que permitan a los ciudadanos desarrollar un juicio crítico sobre los problemas de su tiempo.

Hemeroteca: Guía de conferencias por años, textos íntegros


 [Conferencias del Aula de Cultura 2009]
 [Conferencias del Aula de Cultura 2008-2005]
 [Conferencias del Aula de Cultura 2004-2002]
 [Conferencias del Aula de Cultura 2001-1999]

 

Arturo Pérez Reverte

Pérez Reverte.Conferencias

Espido Freire

Espido Freire Conferencias

Divergencias 'Cultura entre líneas'
Por César Coca, Oscar B. Otalora e Iñaki Esteban

© DIARIO EL CORREO, S.A.U.