Museo de Bellas Artes de Bilbao/Archivo

Un siglo de historia

Elena Sierra

A principios del siglo XX Bilbao era una ciudad en auge. La riqueza que creaba la industria hizo nacer una burguesía potente, con ganas de invertir, de gastar y de atesorar. Entre sus muchas aficiones estaban las de coleccionar arte y, por supuesto, la de promoverlo. Lo único que faltaba era un lugar en el que exponerlo. Un punto que dinamizara la vida cultural de la Villa. Por ese motivo nació, hace ahora cien años, el que ha llegado a ser el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Pero vayamos por partes.

 

La primera reunión de la Junta del Patronato tuvo lugar el 5 de octubre de ese año, auspiciada por Diputación Provincial y Ayuntamiento. Allí se sentaron las bases de un museo que tardaría años en tomar su forma actual y que es un paseo por toda la Historia del Arte. Al principio, influenciado por los aires de la época, promotores y creadores se dejaban llevar por el impresionismo y el posimpresionismo. Pero enseguida se sumaron piezas antiguas de las escuelas flamenca y holandesa, gracias a las enormes donaciones de Laureano de Jado y Antonio Plasencia.

 

Otro que contribuyó personalmente a la colección del Bellas Artes fue su primer director, Manuel Losada, que estuvo al frente de la institución hasta su muerte en 1949. De su mano, el Museo abrió las puertas por primera vez en la Escuela de Artes y Oficios de Bilbao, en el antiguo hospital de Atxuri, el 8 de febrero de 1914. En el mismo recinto estudiaban quienes con el tiempo verían su obra expuesta en la pinacoteca.

El arte estaba vivo. Y crecía. Las donaciones iban en aumento, sobre todo gracias a la contribución de la Asociación de Artistas Vascos, que quería tener su hueco en el Museo. Llegó el día en que faltó espacio para todos. El diputado Lorenzo Hurtado de Saracho pidió por ello, en 1922, que se creara otro museo para darle cabida. Hecho. En 1924 se inauguró el de Arte Moderno en la calle Rodríguez Arias. Lo dirigía Aurelio Arteta y durante años pasaron por sus dependencias artistas de la talla de Cezanne, Gauguin, Cassat... Al menos, en pintura. Y no es que el público bilbaíno entendiera mucho, pues prefería lo clásico, pero por entonces el Museo demostró tener muy buen ojo en la adquisición de obra.

 

Tendría que llegar una guerra para cambiarlo todo. Durante la contienda, las piezas de las dos pinacotecas fueron enviadas a lugares distintos. Las del Bellas Artes al Depósito Franco de Uribitarte. Las del Moderno, a La Rochelle. Sería el diputado Hurtado de Saracho, otra vez, el encargado de planificar la vuelta de los tesoros pictóricos. Apostó por un único edificio, que construyeron Fernando Urrutia y Gonzalo Cárdenas y que se inauguró en 1945. Es lo que hoy se llama parte clásica, e incluso edificio viejo. Porque los cambios después fueron muchos.

En 1970, el segundo director del Museo, Crisanto Lasterra, abrió la parte contemporánea, un homenaje arquitectónico a Ludwig Mies van der Rohe. En 1971 se acristaló el atrio, a tono con esa parte moderna, y en 1980 se cerró el porche para habilitar una nueva sala de exposiciones. Y es que la colección no dejaba de crecer, a pesar de que durante los 80 el presupuesto para compras era de 25 millones de pesetas y el mercado del arte estaba al alza. Por entonces, llegó a Bilbao el 'Retrato de Felipe II' de Antonio Moro, una obra maestra que costó 125 millones.

 

Pensando en los visitantes, se habilitaron durante estos años una biblioteca, una librería y una cafetería. Se acondicionó una nueva sala en el atrio, la llamada sala BBK, y se realizaron obras para comunicar la parte neoclásica y la contemporánea. Los directores tenían ya entre sus manos un museo de primera fila, y en sólo seis décadas. Todo un logro. El poeta Javier de Bengoechea a partir de 1973, Jorge de Barandiarán entre 1983 y 1996, Miguel Zugaza hasta 2001 y Javier Viar desde ese año hasta ahora, han sabido mantener vivo el espíritu de un Museo de Bellas Artes que, como debe ser, nunca termina de estar acabado. Sigue moviéndose.

información útil


spot de youtube

Spot Museo Bellas Artes Bilbao, 100 años de Historia.
Centenario del Museo de Bellas Artes de Bilbao